Hacia una política farmacéutica para la reconstrucción y recuperación económica

982

El futuro pasa por la recuperación económica, y el presente obliga a retomar la actividad asistencial. Para ello es preciso dar herramientas terapéuticas, como vacunas y medicamentos. Pero no sólo se trata de hacer frente a la COVID-19, sino a las patologías que se han visto desatendidas por causa mayor. Urge retomar cribados, prevención de enfermedades y sus tratamientos. No habrá recuperación económica si no se facilitan recursos extraordinarios para que lleguen los tratamientos adecuados a los pacientes que los necesitan.

La pandemia de SARS-CoV-2 nos ha proporcionado experiencia, nuevas herramientas y un baño de realidad, de cruda realidad. Una actitud realista en la gestión de la pandemia nos lleva a la adopción de medidas eficaces como la anticipación y la consciencia de que el país, o una región, hacia frente a una amenaza que no se resolvería a corto plazo.

“La actitud de los gobernantes conscientes del entorno se traduce en medidas que tengan en cuenta el contexto presente y futuro, y que no lo ignoren”

La actitud de los gobernantes conscientes del entorno se traduce en medidas que tengan en cuenta el contexto presente y futuro, y que no lo ignoren. Todos recordamos quiénes ignoraron las señales y el impacto sanitario en sus países ha sido dramático. De las negaciones iniciales a la epidemia de ciertos mandatarios vinieron algunas de sus consecuencias. Así, Boris Johnson (Reino Unido), Donald Trump (Estados Unidos) o Jair Bolsonaro (Brasil) ignoraron el problema inicialmente y sufrieron las consecuencias. Además, los tres fueron contagiados y sufrieron la COVID-19, requiriendo ingreso hospitalario.

En España, la sanidad responde

Hemos aprendido a gestionar la pandemia sobre la marcha. Desde el toque de queda hasta la co-Gobernanza y el fin del estado de alarma. Al final, y tras las primeras semanas de la pandemia declarada, las administraciones se han ocupado de las residencias de mayores, de proteger al personal sanitario o de ampliar la capacidad de realizar test diagnósticos en farmacias, entre otros.

También se han venido abajo las dudas sobre la legalidad de dónde y quién vacunar: farmacéuticos han vacunado a  colegas junto a enfermeras y médicos en el Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Las CC.AA. han habilitado polideportivos y otros lugares para avanzar en el plan de vacunación y se han eliminado visados de medicamentos de manera temporal. Se ha tenido en cuenta que había que hacer las cosas de manera diferente.

Gobierno de España

Desde el Gobierno de España se ha propuesto un Plan para la recuperación social, económica y sanitaria, con el apoyo de la Unión Europea. Un plan que permitirá superar la crisis económica, social y sanitaria que la pandemia ha provocado.. Una inversión para salir del profundo abismo económico, social y sanitario. De cómo se emplee ese dinero dependerá el modo de vida de millones de españoles, y de enfermos entre ellos, durante los próximos años.

Al tiempo que se anuncia una inversión en I+D en España, se destaca una racionalización del gasto farmacéutico. Pero este plan, obligado por la sostenibilidad del sistema, se olvida de la necesidad de recuperar mucha de la actividad asistencial perdida. Esto incluye la continuidad de tratamientos suspendidos o la incorporacion de innovación eficaz y segura que pueda beneficiar a pacientes con enfermermedades graves.

La ministra Carolina Darias tiene, entre sus múltiples tareas, asegurarse de que la sanidad se incluye en ese plan de reactivación económica”

Ministerio de sanidad

La ministra Carolina Darias tiene, entre sus múltiples tareas, asegurarse de que la sanidad se incluye en ese plan de reactivación económica. Eso implica el apoyo a la recuperación de la asistencia sanitaria que deben llevar a cabo las CC.AA.

Los datos epidemiológicos de 2020, aún por publicar, desvelarán el verdadero impacto de la pandemia en la sociedad. Enfermedades cardiovasculares y cáncer se verán entre las patologías que mayor mortalidad presentan, con cifras que ya están confirmando el incremento de los casos en pandemia.

Se intuyen las causas del incremento de la incidencia y prevalencia de distintas enfermedades en estos últimos meses. La ausencia de cribados y de prevención global interrumpida por causa mayor. En condiciones normales, los cribados en cáncer han detectado miles de casos. A nivel cerebrovascular, la prevención de infartos y los ictus gozaba de planes de actuación que impedían o atenuaban sus consecuencias. Pero la pandemia se ha llevado todo esto por delante y es preciso retomarlas.

Innovación y ahorros

Pero no todas las estrategias políticas han tenido en cuenta la pandemia. Algunos departamentos ministeriales han seguido trabajando ajenos a la realidad. Porque era necesario, y lo sigue siendo, incorporar herramientas para luchar contra las consecuencias epidemiológicas indicadas.

En materia de aprobaciones de precio y reembolso las demoras y restricciones son calificadas de muy preocupantes por especialistas como los oncólogos. La solución a la falta de incorporación de innovación en enfermedades graves no es levantar barreras con el precio y reembolso.

Antes de la pandemia se anunció el trabajo del ministerio de sanidad en una nueva evaluación económica. Y durante 2020 se ha ido anunciando su avance, sus procesos y sus tiempos. Mientras se realizan las pruebas preliminares de los nuevos IPTs-Económicos, se está ya comprobando que va ser muy complicado cumplir los plazos de todas las fases en la elaboración de los nuevos IPTs.

La solución a la pandemia: barreras

¿Este es el plan de resiliencia y recuperación en relación a la innovación? La investigación nos sacará de la pandemia, y nosotros sacaremos la investigación de nuestros sistema sanitario, en las patologías que más afectan a nuestra sociedad.

Un buen plan, mal ejecutado

La incorporación de la evaluación económica por parte de la DG de Farmacia a unos IPT elaborados por un organismo prestigioso como la Agencia Española de Medicamentos (Aemps) es un paso en la dirección equivocada. Juntar evaluación económica y aprobación de precio y reembolso es ser juez y parte en un proceso que sigue sin dar garantías de objetividad y transparencia.

“los retrasos que anticipan los expertos para 2020 son aún más desalentadores, y se está perdiendo el beneficio clínico para muchos pacientes”

La Dirección General de Cartera Común y Farmacia del ministerio no convence a médicos, economistas ni al sector con su nuevo procedimiento de evaluación económica. Falta diálogo con especialistas, así como el baño de realidad de una pandemia que no ha desviado un ápice las barreras a la incorporación de la innovación. Es más, las ha incrementado: los retrasos en las aprobaciones que anticipan los expertos en relación al pasado año 2020 son aún más desalentadores, y se está perdiendo el beneficio clínico para muchos pacientes. En este año 2021 serán aún peores.

Sin duda, hay responsables de que esto sea así: todos los que no llegan a acuerdos para que la innovación esté disponible. Con distintas responsabilidades, las compañías, la subdirección general de Calidad  de la Dirección General de Cartera Común y Farmacia, y todos los miembros de la Comisión Interministerial de Precios de los medicamentos, tienen responsabilidad en este problema. Sin voluntad política sólo es posible situarse a la cola de la incorporación de la innovación en la UE. Pero este no es un objetivo que se haya trasladado a la opinión pública, al menos aún no.