Gripe: planificar la adquisición de vacunas

1645

Los responsables de Salud Pública de las CC.AA. y la DG del ministerio, con Pilar Aparicio al frente, mantuvieron el habitual encuentro preparatorio del CISNS. La comisión de Salud Pública trasladó al ejecutivo la decisión de vacunar contra la COVID-19 a la selección de fútbol.  Además de hablar de COVID-19 se preocuparon de la otra epidemia: la gripe estacional. Las CC.AA. apuestan por alcanzar la recomendación del 75% de cobertura vacunal antigripal en mayores de 65 años (población de riesgo).

Preocupa de nuevo la coincidencia de COVID-19 y gripe: esta vez es una hipótesis más plausible. Para que la campaña de vacunación antigripal sea eficaz, sin embargo, hay que planificar la adquisición de las vacunas.

Planificación

Con las plantas de producción trabajando en vacunas contra la COVID-19, la planificación de otras vacunas se hace más necesaria que nunca. La adquisición de vacunas contra la gripe se hace a través del Acuerdo Marco. Éste permite a trece CC.AA. que el ministerio las adquiera de manera conjunta. Se quedan fuera País Vasco, Cataluña, Galicia y Canarias, que convocan los concursos ellas directamente por decisión propia.

Menos vacunas para la gripe en 2021

Las compañías ya están comenzando la producción de vacunas contra la gripe, pero no hay certeza de cuántas vacunas van a ser requeridas por España. Reino Unido ya tiene sus necesidades establecidas y contratadas para la campaña de 2021-2022. Ahora empieza a pensar en las vacunas contra la gripe de 2022 y 2023. Bueno, ellos son anglosajones, y los latinos improvisamos más.

“En España no se ha realizado ningún pedido en firme de vacunas porque el Acuerdo Marco no se ha convocado”

Italia ha sido un país con cierto caos en la adquisición de vacunas, pero ayer cerró su concurso público de vacunas contra la gripe. En España no se ha realizado ningún pedido en firme de vacunas porque el Acuerdo Marco no se ha convocado. Una vez se convoque, se tardará algo más de dos meses en adjudicarlos. Nos iremos a finales de Agosto de 2021.

Dosis para la población de riesgo

En 2020 se adquirieron unos 14 millones de dosis de vacuna antigripal. El ministerio adquirió algo más de 5 millones directamente, con cargo a fondos COVID-19. Todo indica que no habrá compra extraordinaria del ministerio de sanidad este año. Algunas CC.AA. ya indican que adquirirán más dosis que el año pasado, pero hasta que no se convoque el concurso público del Acuerdo Marco, todo son conjeturas.

Lo que sí parece es que llegamos sin margen. El riesgo de que la competencia internacional nos deje sin las vacunas necesarias sobrevuela, como cada año, por las cabezas de los más pesimistas. ¿O son realistas bien informados?

Pero ¿y si este año no podemos adquirir todas las vacunas para la gripe que necesitamos? Es un escenario plausible: las vacunas compradas en 2020 no han logrado superar el 70% de la cobertura antigripal en población de riesgo (datos provisionales). Si no tenemos más vacunas que administrar, no llegaremos al tan deseado 75% que ha recomendado el Consejo Interterritorial ayer mismo.

La gripe es un riesgo alto

Los datos oficiales de gripe atribuyen una mortalidad subestimada según los estudios. Si tenemos presente que la gripe tiene su mayor incidencia entre noviembre y marzo, en 5 meses se concentra la mortalidad por esta causa. Aunque no es uniforme, hablamos de casi 4.000 defunciones por gripe antes de la llegada de la COVID-19.

Por comparación entre infecciones víricas, nos situamos en España en una incidencia acumulada de COVID-19 a 14 días de algo más  de 100 casos por 100.000 habitantes y alrededor de 50 muertes diarias. No creamos que la gripe estará muy alejada de estos números. Por esa razón, hay que vacunar a la población de riesgo, y cuantos más, mejor.

Vacunados de COVID-19 y pendientes de la gripe

Una vez comunicada las necesidades de dosis de vacunas antigripales por la administración sanitaria, habrá que cerrar los acuerdos con las compañías. Otros países se han adelantado ya. España sigue su habitual pauta de apurar hasta el último minuto. Nunca ha pasado nada, pero se trata de un riesgo que es innecesario. A finales de octubre, la campaña de vacunación de la gripe deberá comenzar, y deberá acelerarse para proteger a los más vulnerables.

Al menos, la población más vulnerable ya ha sido vacunada frente a la COVID-19. Por tanto, sería recomendable comenzar a pensar en lugares alternativos de vacunación de la gripe, mientras seguiremos vacunando contra la COVID-19 en los centros ya habilitados al resto de la población.

La atención primaria debería retomar su actividad sin demora. Y quizás sí es el momento de la farmacia. Probablemente se improvisará algo y saldremos al paso, afortunadamente. Confiemos.