Farmaindustria y López-Belmonte en la era post-Covid-19

89
Premios BiC 2020

Durante la presidencia de la patronal Farmaindustria de dos años, Martin Sellés ha vivido la transición hacia el estado de pandemia. Sellés ha sabido poner en valor, antes de la mencionada transición, la aportación del sector. La innovación, la capacidad productiva dentro de nuestras fronteras (con la balanza de exportaciones positiva) y el empleo cualificado han sido piedras angulares del valor de las compañías. Con un discurso de argumentos precisos y sólidos, Sellés ha trasladado un mensaje claro, especialmente en estos últimos meses.

El nuevo “estado de pandemia”

Pero el reto más relevante de Martín Sellés ha sido el manejo de la transición hacia una pandemia que en semanas cambió las prioridades políticas y económicas de España y de Europa. Sin duda, la base del valor actual del sector son ahora los pilares de la confianza de la sociedad y de las administraciones. Sí, el sector se ha volcado ofreciendo su innovación, medicamentos y compromiso.

“La industria farmacéutica va a ser parte de la recuperación económica y social, porque aportará vacunas y medicamentos contra la Covid-19″

La economía española ha pasado del control del déficit a invertir lo que sea necesario en sanidad, elevando más de dos dígitos el mencionado déficit durante 2020. Y Sellés ha querido destacar el papel crucial del sector: la industria farmacéutica va a ser parte de la recuperación económica y social, porque aportará vacunas y medicamentos contra la Covid-19.

Una nueva presidencial de Covid-19

Y ahora le llega el turno a Juan López-Belmonte, al frente de una de las compañías que más capacidad tiene de adaptarse al entorno con éxito. El tamaño de Rovi le permite agilidad en los acuerdos y alianzas que establece; es justo lo que necesita en estos tiempos de Covid-19 Farmaindustria. López-Belmonte no va a conocer una presidencia sin Covid-19. Las vacunas contra el SARS-CoV-2 llegarán en los próximos meses, más de una decena.

La garantía de la llegada de las vacunas es la negociación de la propia Unión Europea, pero en algún momento eso será responsabilidad de cada país. Y también cómo el sector mantendrá la producción de medicamentos, la innovación o la participación en fases finales de envasado y acondicionamiento de algunas vacunas. La producción farmacéutica en cada país ha sido destacada como una prioridad por muchos Gobiernos de la UE.

Retomar el pulso

Las vacunas vienen en el paquete de ayudas de la UE, pero en España el sector debe retomar el pulso de una sanidad confinada por la pandemia. La actividad sanitaria se ha visto alterada como nunca antes, y toda la sociedad con ella. El sector está también tratando de adaptarse sin dejar de garantizar el servicio. Todo un reto.

La innovación debe seguir llegando a los pacientes, y la sanidad requiere de un sector con capacidad productiva y con la garantía de suministrar todo lo necesario. El riesgo que deberá afrontar es que el Gobierno vea en la inversión o consumo de medicamentos una bolsa de ahorro, confundiendo el problema con la solución.

Por eso la prioridad es definir un nuevo marco de colaboración, porque nada es como antes.