Farmacia hospitalaria y evaluación económica: ¿el final de la colaboración multidisciplinar?

819

El decálogo lanzado por SEFH y el Grupo Génesis sobre la evaluación, selección y posicionamiento de los medicamentos no ha gustado a Facme. Las sociedades científicas reunidas en dicha entidad califican de “desafortunadas e incorrectas” algunas de las afirmaciones de dicho decálogo. Sin duda, el papel de los farmacéuticos de hospital (FH) en relación a los medicamentos es relevante, imprescindible y se ajusta a su preparación, capacidad y proyección.

Liderazgo del medicamento

El hecho de que lideren y coordinen la Comisión de Farmacia y Terapéutica en los hospitales lo pone de manifiesto. Sin embargo, no sé si es adecuado afirmar que por “formación y tradición” han de liderar en solitario el proceso de evaluación económica, lo que implica cierta exclusión de otros especialistas. La forma de indicarlo en su decálogo ha provocado una respuesta por parte de Facme.

Si SEFH y el Grupo Génesis han debido lanzar su decálogo aclaratorio quiere decir que las cosas no están siendo todo lo claras que deberían. Hay confusión y malestar sobre el papel que las distintas especialidades hospitalarias están asumiendo en el futuro de la evaluación económica de los medicamentos. De hecho, la queja de FACME reside en un exclusivo papel de la FH en la evaluación de medicamentos que se atribuye el comunicado del Grupo Génesis de la SEFH.

Colaboración multidisciplinar

FACME aclara que es preciso abandonar el corporativismo que muestra el decálogo de la SEFH y destaca que un uso correcto de los medicamentos es una tarea multidisciplinar. Todo esto resulta evidente y muestra las fisuras del comunicado del Grupo Génesis. Si se trata de hacer una evaluación económica más transparente y ágil, el lenguaje de Grupo Génesis no es el camino. El sistema tiene grietas y es cuestionado por el propio sector, que incluye a médicos especialistas y a las propias compañías.

El ministerio y su propuesta de IPTs con evaluación económica

El objetivo del ministerio es alcanzar una evaluación rigurosa de los medicamentos y un proceso claro y fluído. Pero quizás es ir un poco más allá establecer la exclusividad de dicha evaluación a una sóla especialidad hospitalaria, como es la FH. En este sentido, no deberia una especialidad hospitalaria dar a entender que su papel es apoyado por el ministerio. De la misma forma que un especialista médico desde una posición ministerial no deberia insinuar que su especialidad es destacada por el ministerio. Eso no es apropiado.

“el grupo génesis ha trabajado la [evaluación económica]y ha tratado de estandarizar una metodología. Pero eso no convierte su trabajo en el Nirvana de la evaluación económica

Más especialistas en evaluación económica

Es cierto que la ha sido y es muy relevante en la evaluación económica y el papel de la FH. Pero también lo es el papel de muchos especialistas. Dentro de ésta, el grupo Génesis ha trabajado la misma y tratado de estandarizar la metodología. Pero eso no convierte su trabajo en el Nirvana de la evaluación económica. Hay vida más allá de Génesis, y parte de esa vida puede discrepar de su metodología, de la exclusividad y de la ausencia de otros especialistas médicos y economistas.

Un apoyo claro del ministerio

Las razones por las que el ministerio ha decidido otorgar a Génesis un papel de evaluador de Estado sólo las conoce la actual DG de Cartera Común, Patricia Lacruz. No pongo en duda su encomiable trabajo en el impulso de la política farmacéutica desde su llegada. Pero la permanente discrepancia no puede ser el elemento común al hablar del registro y evaluación económica.

“No resulta una situación recomendable para el sistema sanitario que la SEFH y FACME entren en disputas sobre responsabilidades y capacidades”

El entorno de disputa permanente está ahora llegando a dos entidades científicas que deberían estar en el mismo lado y no enfrentadas. No resulta una situación recomendable para el sistema sanitario que la SEFH y FACME entren en disputas sobre responsabilidades y capacidades.

Si no se evitan esas disputas, y se completa un diálogo con todas las sociedades médicas y con los economistas de la salud, se corre el riesgo de que el conflicto crezca y se cronifique. Y está en juego la credibilidad y la cooperación de la evaluación económica por parte de los médicos especialistas. Este no es el camino.

En los hospitales no hay disputas

No hay disputas entre los especialistas médicos de hospital y los especialistas en farmacia hospitalaria en los hospitales. Las disputas vienen dadas por una responsabilidad asignada a nivel de Estado, otorgada de manera exclusiva a la farmacia de hospital, en el grupo Génesis de la SEFH.

Yo no cuestiono el papel de la FH en la evaluación económica de medicamentos. Aunque FACME recuerda que es el médico el responsable legal de su prescripción, dejando entrever que se le olvida ese detalle al comunicado de Génesis-SEFH. No, aunque el comunicado de Génesis-SEFH lo insinúe, no han sido los únicos en el pasado ni lo serán en el futuro que conocen en profundidad esta disciplina de la evaluación económica de medicamentos.

Asumiendo que todos los FH que se inscriban a los cursos de Génesis aprenderán una metodología y la aplicarán, eso no les convierte en expertos en evaluación económica de medicamentos.

El ministerio de sanidad atribuye un liderazgo excluyente en su plan Revalmed al Grupo Génesis de la SEFH. Será su metología de evaluación económica la que se imponga. Atrás quedarán las propuestas de los economistas de la salud, de la propia AES, del HispaNICE, de los fondos NextGeneration y del rol de otras especialidades que recuerda FACME. Espero que el sistema de evaluación económica funcione tan bién que nos olvidemos de todo lo que hemos perdido en el camino.

Conflictos de intereses: transparencia médica

La situación es ésta: los hombres y mujeres del grupo Génesis van a liderar la evaluación económica de los medicamentos por deseo del ministerio de sanidad. ¿Hay algún papel o consideración para otros especialistas médicos o sociedades? ¿La mención de ser necesario un “pensamiento crítico libre de conflictos de intereses” que propone Génesis-SEFH inhabilita a las especialidades médicas?

No deberíamos estimular las disputas competenciales sanitarias a estas alturas. Pero si se agita el árbol, se van a caer más cosas que algunas frutas que se quieren recoger.