Facme aterriza en el debate de la evaluación de medicamentos

7890

La evaluación de medicamentos en España está en proceso de transformación. Una transformación que está proporcionando más transparencia y que debe ir caminando entre la complicada senda de la sostenibilidad y el acceso a la innovación para el pacientes.

Facme acaba de sumarse al proceso al incorporar su visión de la evaluación de la innovación, y ha aclarado la postura común de las sociedades científicas (menos dos relevantes como enfermedades infecciosas y urgencias).

En los últimos meses hemos asistido a la presentación de informes que destacaban datos en relación a los medicamentos tramitados en España, los aprobados finalmente en un periodo determinado o el tiempo de dicha tramitación.

Desde el ministerio de sanidad se han analizado distintos indicadores y se ha explicado el proceso de precio y financiación. Se trata de tener dicho proceso claro para saber qué se puede mejorar y dónde para acortar los tiempos de aprobación.

Que sean razonables o no los tiempos de aprobación es un debate que debe aclararse por las distintas partes implicadas.

Precio y financiación

En este debate no han faltado puntos con visiones distintas de la administración sanitaria, por un lado, y de las compañías, por otro. También hemos tratado de explicar desde EG que cuando existen dos conclusiones que no coinciden, puede ser fruto de la misma realidad, pero de distintas interpretaciones.

Mejora de parámetros

No obstante, no hay duda que ciertos parámetros deben mejorar, especialmente en lo que se refiere a tiempos de aprobación y financiación, si lo comparamos con nuestro entorno, según se comprueba con los datos en la mano.

En el plano positivo, España ha incorporado el 90% de los tratamientos oncológicos innovadores en los últimos 6 años (desde 2016) según han informado desde la Dirección General de Farmacia recientemente.

Probablemente, ese dato muestre que hay campo por mejorar si nos atenemos a la disponibilidad de algunos tratamientos innovadores en los periodos más recientes.

Segundo debate: evaluadores

El segundo gran debate, al margen de los tiempos de disponibilidad de precio y financiación, es la participación de las sociedades científicas (SS.CC.), de sus expertos y expertas. Desde distintas sociedades científicas se han interesado por el proceso de aprobación de la innovación a lo largo de estos últimos meses, siendo muy activas las oncológicas, sociedades científicas y grupos de investigación. Cada sociedad tiene en la innovación de su area terapéutica que se presenta su lógico interés.

Pero ahora es FACME quien define claramente que en el proceso deben estar más presentes.

La incertidumbre y su complejidad

Valtermed se puso en marcha en octubre de 2019, y en diciembre pasado realizaron una valoración en un encuentro en el ministerio de Sanidad. Patricia Lacruz, directora general de Cartera Común y Farmacia (DGF) define de manera clara el principal problema: el manejo de la incertidumbre.

Para la directora “la incertidumbre en torno a la evaluación de medicamentos no se asume, se gestiona“.

Está muy bien identificado el punto de desacuerdo: qué es incertidumbre y si se puede encontrar un método que la reduzca o que la considere en el futuro, en caso de que las expectativas no se correspondan.

Perderíamos el beneficio potencial para los pacientes de una innovación si atribuimos incertidumbre a datos positivos. Pero la incertidumbre sólo se disipa con certezas y evidencia que ofrece el transcurrir del tiempo.

La cuestión es si somos capaces de acertar con una evaluación y unos datos que faciliten reducir dicha incertidumbre. Quizás la opinión de expertos y expertas que proponen todas las sociedades científicas pueda arrojar algo de luz en este complicado asunto.