Facilitar tratamientos que salvan vidas

100

Regina, 92 años, paciente de EPOC con fenotipo de asmática alérgica. Historial de más de un ingreso hospitalario al año por reagudización de su EPOC. Se le estaban acabando las vidas, tras estar hospitalizada durante 15 días unos meses antes de la pandemia. Entró en la pandemia con un tratamiento de triple terapia indicado en su EPOC grave. Y lo hizo gracias a la receta que le proporcionó su internista de Trelegy, pero podría haber sido Trimbow. Sometidos dichos tratamientos a visado de inspección, Regina tardó casi un año en poder conseguir el tratamiento que le recomendaban sus médicos. Un tratamiento que le cambió la vida.

Doble terapia insuficiente en EPOC

Regina había estado tratada hasta entonces con doble terapia y habia sufrido recaídas con ingresos hospitalarios cada año. Lleva ahora casi dos años sin haber recaído de su EPOC y, afortunadamente, sin haber ingresado en un hospital. Su espirometría y condición ha pasado de ser “severa” a ser “leve” bajo la triple terapia, en la revisión que le realizaron hace escasos días.

Es un caso real que muestra cómo los tratamientos adecuados pueden cambiar la vida de las personas e, incluso, salvarlas. Si la evidencia científica, la ficha técnica aprobada y las recomendaciones de las sociedades científicas (como SEPAR) establecen el uso de la triple terapia en EPOC moderada severa, ¿qué debe decidir un visado?

Modelo obsoleto

Y es que el modelo de visado es economicista, burocrático e inservible para una medicina que debe evitar que los pacientes acudan sin necesitarlo a una consulta saturada, y, ahora en pandemia, también peligrosa para pacientes vulnerables.

Sin duda, habrá formas de establecer controles más sencillas e igual de efectivas, o suprimirlos si no hay aval científico ni ético que lo sustente. Nadie ha podido justificar la utilidad clínica de algunos visados, que siguen la inercia de una burocracia aplicada sin razón.

SEMERGEN ha puesto en evidencia en un evento “El médico de familia ante el sistema de visado farmacéutico” la realidad de muchos visados, no sólo los de EPOC y la triple terapia. El modelo actual “incordia” a los pacientes, como ha llegado a explicar un inspector. Además, sitúa a los pacientes en el centro de la diana al comprometer que no reciban el tratamiento adecuado, en medio de una pandemia.

Recientes estudios han confirmado que los pacientes con EPOC tienen una mortalidad por Covid-19 que duplica la de una persona sin Covid-19. Afortunadamente, la prevalencia de la Covid-19 entre pacientes con EPOC es baja.

Eliminación de visados en las CC.AA.

Aragón, Andalucia o Cantabria han debatido en sus parlamentos autonómicos la eliminación de visados de la triple terapia, entre otros. Madrid ha ido más allá, y la presidenta Isabel Díaz Ayuso eliminó, de manera temporal, los visados.

“Desconozco si la información de los parlamentos regionales y autonómicos es más completa que la que ocasionó el rechazo en la comisión de sanidad del Congreso

Pero lo sorprendente es que, mientas en las regiones se estudiaba y se eliminaban los visados, el Congreso rechazaba una PNL de Ciudadanos para eliminar de forma temporal dichos visados.

Desconozco si la información de los parlamentos regionales y autonómicos es más completa que la que ocasionó el rechazo en la comisión de sanidad del Congreso. Los visados se quedaron al margen del RD 11/2020 de medidads urgentes en relación a la pandemia.

Las CC.AA. que decidieron suspender los visados y facilitar los tratamientos, entre otros, con triple terapia para la EPOC, pueden estar satisfechos de su decisión. Una decisión que ha salvado muchas vidas, como la de Regina.