El sector farmacéutico, clave en la recuperación económica

616

Es evidente que las vacunas contra la Covid-19 están siendo el motor de la bajada de los casos de infecciones y eso es la clave de la recuperación económica. La disminución de la incidencia de Covid-19 ya se observa en los países con altas tasas de vacunación.

Este es el principio del fin de la pandemia, y no cuando pensábamos que el confinamiento y paralizar la economía resolvería el problema. Posiblemente estas medidas, sin una clara certeza de su efecto, atenuaron la pandemia. Al menos dejamos de facilitar contagios en concentraciones, espectáculos y ocio masivos. Y nos metió de lleno en la cruda realidad: la declaración de la pandemia por la OMS el 11 de marzo de 2020. Pero el final de la pandemia se vislumbra ahora si conseguimos una alta tasa de vacunación de forma acelerada.

“aún queda un camino largo para que la sociedad vuelva a la normalidad (la que sea), reactivemos la actividad económica y la actividad social. Y es crucial, también que la atención sanitaria vuelva a la normalidad, sin riesgos y al ritmo habitual.

Un análisis tras 12 meses de pandemia oficial

Pero aún queda un camino largo para que la sociedad vuelva a la normalidad (la que sea), reactivemos la actividad económica y la actividad social. Y es crucial, también que la atención sanitaria vuelva a la normalidad, sin riesgos y al ritmo habitual.

El estudio FLAS-BIS (Barómetro de Intereses en Salud) realizado por Zinet Media y Wecare-U, entre el 12 y el 26 de marzo de 2021 en 52 provincias (n=1618) arroja información sobre la opinión de los españoles sobre la pandemia, un año después de que la OMS hiciera la declaración oficial, un 11 de marzo de 2020.

Economía y empleo

La encuesta FLASH-BIS realizada por la editorial que publica Muy Interesante y Marie Claire, entre otras publicaciones líderes, nos recuerda que el 40% de los encuestados no está trabajando actualmente. Los datos económicos del Banco de España nos indican crecimientos del PIB en 2021 en una franja que varia entre el 7,5% optimista y algo más del 3% para un despegue de la economía más duro. En su explicación aclaran los factores que van a influir en dicho despegue:

  1. Las tasas de vacunación de la población
  2. El ritmo rápido de la vacunación
  3. Los posibles rebrotes o nuevos focos de la pandemia
  4. La afectación del tejido productivo del país

“las personas necesitan retomar sus rutinas, su actividad física y su asistencia médica, incluyendo los tratamientos que necesita la mitad de la población

Para normalizar la economia, normalizar la salud

Aún con medidas de higiene y prudencia que nos acompañarán mucho tiempo, una vida normal implica tener salud y poder moverse con confianza y seguridad. Eso recuperará la actividad económica y el empleo. Y para eso, las personas necesitan retomar sus rutinas, su actividad física y su asistencia médica, incluyendo los tratamientos que necesita la mitad de la población. En la encuesta FLAS-BIS un 41% de los encuestados toma medicamentos a diario. Medicamentos indicados por especialistas para curar o aliviar enfermedades que se padecen. Poder retomar la vida y el trabajo con normalidad es crucial para la recuperación económica.

La encuesta FLAS-BIS tras un año de pandemia

La encuesta da un notable (7 sobre 10) al papel de las compañías farmacéuticas en la investigación de vacunas y medicamentos contra la Covid-19. Aunque es una nota algo dura para quienes están aportando el remedio contra la pandemia y la enfermedad, la sociedad suspende por poco o aprueba al Gobierno de España y a las CC.AA., respectivamente. No se trata de responsabilizar a nadie, sino de trasladar lo que piensa la sociedad del papel que cada entidad, sector o institución está desempeñando.

Y no todos son igualmente percibidos y valorados por la población, segun la encuesta. Por otro lado, al preguntar por la imagen de las compañías farmacéuticas antes y después de la declaración de la pandemia, más del 70% de la población la califica de muy buena o regular, y un 39% de éstos de “muy buena”.

Estamos esperanzados todos de vacunar a la mayoría del 78% de la población que lo desea y de tratar de convencer al 22% restante (según el FLAS-BIS) que no tiene ahora intención de vacunarse. Si no les convencemos, este grupo será una fuente constante de contagiados y se alargará una epidemia con distinta repercusión en los países.

Vacunas: investigarlas y producirlas

Pero el sector no sólo está proporcionando vacunas y medicamentos. Está utilizando todo su potencial tecnológico e industrial en una transformación que tenga presente el cambio climático y la huella de carbono. Esta pandemia ha evidenciado la relación con el cambio climático.

La investigación, y el no menos importante desarrollo de las vacunas, se ha producido de manera temprana en un grupo de compañías que han juntado su capacidad y se han sometido a las exigencias del registro de las autoridades sanitarias: Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Janssen

Se trata de un grupo de compañías con capacidad de proporcionar vacunas a la sociedad en una alta cantidad recurriendo a la ejecución de planes ágiles y efectivos. Con algo más de tiempo contaremos con la vacuna de CureVac/GSK y Novavax. E incluso la vacuna estatalizada de Rusia, Sputnik, a la que la Agencia Europea del Medicamento ya la observa (a través del CHMP) desde el pasado 4 de marzo. Si se registra en la UE y cumple con los requisitos y exigencias de las autoridades sanitarias, es tan bienvenida como cualquiera.

Una producción sin parangón

Pero eso no es todo, hacer posible vacunar a la mayoría de habitantes del planeta (más de 7.800 millones en 2021), exige un cambio en el paradigma de la producción y de la colaboración que sólo el sector farmacéutico puede ofrecer. Compañías como MSD, por ejemplo, tienen la tecnología y la capacidad para colaborar con Janssen en la producción y suministro de su vacuna de una sola dosis contra la Covid-19. Es la cuarta vacuna autorizada por la EMA.

Un sector que mantiene la salud

Otro reto ha sido mantener la producción de medicamentos en un contexto de interrupción de la actividad y el cierre de fronteras. Eso ha obligado a incrementar turnos ante la escasez de materia prima, a diseñar nuevos procesos y a asegurar el suministro de medicamentos. El 59% de las personas encuestadas en el estudio FLAS-BIS han tomado medicamentos en el último mes. Podemos prescindir de ir a una tienda a comprar ropa, pero nuestros tratamientos médicos son eficaces cuando se cumplen. El papel de las farmacias y el de los servicios de farmacia hospitalarios en facilitar que no se interrumpan los tratamientos ha resultado igualmente clave.

Una llamada a la colaboración

La encuesta FLAS-BIS nos alerta de que un 22% de personas no se vacunará contra la Covid-19 o tiene muchas dudas de si lo hará. Sin duda hay que mejorar la comunicación de las autoridades sanitarias en relación a la pandemia. Eso mejorará la confianza. Es preciso dar mensajes alineados por los Gobiernos autonómicos y por el Gobierno de España.

La sociedad hace una llamada a la cooperación entre instituciones. Un 71% de los encuestados opinan que se deberían poner de acuerdo el Gobierno central y las CC.AA. en facilitar los tratamientos médicos a personas vulnerables. El mensaje está claro: no creen que sea una responsabilidad aislada de cada Gobierno por su lado. Pero ya sabemos que no vivimos en tiempos de colaboración política.