El (ansiado) desfile oficial de ministros en el Congreso de los Diputados no ha podido empezar de manera más prometedora para el sector farmacéutico. Aunque el plato fuerte, la comparecencia de Salvador Illa, no llegará hasta el 27 de febrero, los comensales podrán deleitarse hasta entonces con el buen sabor de boca que han dejado los ‘entrantes’: el despliegue de medidas anunciadas por Teresa Ribera, Reyes Maroto, María Jesús Montero y Pedro Duque en las comisiones de Transición Ecológica y Reto Demográfico; Industria, Comercio y Turismo; Hacienda; y Ciencia, respectivamente, nos recuerda (por si acaso alguien lo había olvidado) lo necesario (y añorado) que era el disponer de un gobierno verdaderamente en activo.
El ‘estreno parlamentario’ oficial de los primeros ministros que han pasado por el Congreso nos confirma, también, cómo las políticas en compartimentos estancos son definitivamente cosa del pasado. Transición ecológica, inversión, innovación, exportaciones, empleo de calidad, excelencia… Ninguno de estos términos es ya competencia de un solo ministerio o comisión del Parlamento. Al amparo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible hemos entrado en la era de la transversalidad de las políticas. Y no hay marcha atrás.

El desfile de ministros en el Congreso de los Diputados no ha podido empezar mejor para el sector

No es que antes no ocurriera. Pero la estructura y el discurso del nuevo Gobierno hacen pensar en un salto cualitativo y cuantitativo. Si hubiera que centrarse en algunos ejes, sin duda habría que resaltar la transición ecológica, el Pacto de Estado por la Industria y la apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación. Sólo tres ejes, pero tan trascendentales que abren puertas para el sector desde múltiples puntos de vista: productivo, laboral, económico, científico, social…
No menos importante es el saber (¡al fin!) que la reforma del modelo de financiación autonómica se desatasca. El esquema se presentará en noviembre, un anuncio que viene de la mano de otro: en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera se creará una comisión de gasto sanitario, porque Hacienda cree que es hora de trabajar para destinar a Sanidad un 7 por ciento del PIB. Buena noticia para la industria y para todo el sector sanitario. El CISNS debería tomar buena nota y consensuar su postura, retomando la idea de aquel pleno extraordinario que nunca se reunió.