El principal recurso de una empresa es su capital humano. Son las personas las que conforman la organización, y de ellas dependen los resultados que se obtienen. Pues bien. Imagínense una empresa que solo decidiera utilizar a una parte de esos recursos para conseguir sus objetivos, mientras que la otra, aun deseando participar, se viera al margen. Ahora dejen de imaginar, porque eso es real. Ya ocurre en el SNS, convertido a base de negativas en el ‘doctor No’ de las oficinas de farmacia.

En realidad es muy sencillo. El SNS, como organización, se ha marcado el objetivo de incrementar las tasas de vacunación antigripal. Es crítico, especialmente este año, prevenir en la medida de lo posible la confluencia de la gripe y la COVID-19. Para conseguirlo, el sistema tendrá que utilizar todos los recursos a su alcance. Y entre esos recursos están las farmacias, una red como no hay otra: la más accesible y cercana al ciudadano. Un total de 20.100 puntos.

Si la toma de decisiones se debe basar en la evidencia, entonces no hay otro camino que apostar por la vacunación en farmacias

Si no es por el acceso, entonces debe hacerse por criterio científico. El conflicto entre el Gobierno Central y la Comunidad de Madrid ha puesto de manifiesto la importancia de que la toma de decisiones no se base en prejuicios o en sesgos políticos, sino en la pura evidencia. Si esto es cierto, entonces no hay otro camino que apostar por la vacunación en las farmacias. La evidencia existe, en una experiencia piloto en España pero sobre todo fuera de nuestras fronteras. No es ningún archivo clasificado. Otra cosa es que la legislación española, de momento, no lo facilite. Pero ya se sabe que las leyes van siempre por detrás de las necesidades, y deben adaptarse permanentemente a los nuevos tiempos.

Pero la vacunación es sólo un ejemplo. Y aunque los farmacéuticos comunitarios siguen ahí, mirando al Gobierno, con su mano levantada, esperando a poder intervenir, cada vez son más los que secundan sus propuestas. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha pedido al Ejecutivo Central permiso para que las farmacias de la región puedan realizar los nuevos test de antígenos que detectan la COVID-19. En el Congreso, PP, Ciudadanos y VOX tienen muy claro los beneficios de un mayor papel de las farmacias, tanto en cribados como en rastreos. La presidenta de la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja, Rosa Romero, ha llamado a tomar en consideración estas propuestas… Tanto negacionismo ya no cuadra.