Pese al Brexit y la salida de Reino Unido, el inglés sigue siendo uno de los tres idiomas ‘oficiales’ de trabajo del Parlamento Europeo, junto al francés y el alemán. No obstante, en determinados asuntos, el español bien podría haberse colado entre ellas para convertirse en lengua vehicular. Así podría haber ocurrido en buena parte de lo que repercute a la búsqueda de una Unión Europea de la Salud, donde algunas de las vías para alcanzarlo llevan ‘marca España’.

Es el caso de la elaboración, y próxima puesta en marcha sobre el terreno, de una Estrategia Farmacéutica Europea (EFE), aprobada por la Eurocámara el pasado 24 de noviembre. Cabe recordar que una de las ‘mentoras’ y tutoras de la iniciativa, y ponente del informe final sobre el que votó la Eurocámara, ha sido la eurodiputada española Dolors Montserrat.

Pues bien, el sello ‘made in Spain’ en esta Estrategia —uno de los pilares del enfoque One Health que se persigue en Europa— no acabará aquí. Este próximo año 2022 puede considerarse un ejercicio de transición, en el que la Comisión Europea deberá desarrollar el proceso legislativo de todos los textos legislativos —directivas, etc.— que acompañan a la Estrategia. Pero en 2023, cuando se prevé que la EFE comience su aplicación sobre el terreno, nuevamente volverá con ello el protagonismo nacional.

2023 está marcado en rojo para el Gobierno español, dado que España asumirá la presidencia de la UE. Y, en esa hoja de ruta, ya hay una línea de trabajo asegurada: “La EFE será una prioridad en la Presidencia española de la UE en 2023”. Palabra de ministra. Carolina Darias, o el Gobierno, tiene claro de la importancia y repercusión de esta Estrategia en la agenda de trabajo y el bienestar de los ciudadanos europeos.

La ministra ha defendido la necesidad de contar con una Europa con autonomía y suficiencia en cuestiones estratégicas como la producción de determinados productos críticos en emergencias sanitarias. En esta misma línea, la Comisión y las presidencias que precederán a la española irán avanzando en sucesivos paquetes legislativos para los que el Ministerio de Sanidad cuenta con expertos de primer nivel en los distintos grupos de trabajo. Europa, y sus pacientes, nos miran. La UE de la Salud se escribe con ‘ñ’.