Premios BiC

Si hay una conclusión que podemos sacar de esta crisis sanitaria sin precedentes por la que estamos atravesando es que la globalización tiene (y debe) tener límites. Es cierto que este fenómeno ha acercado a los países y se ha traducido en una evolución social sin precedentes. Pero también se ha deslocalizado la producción hacia territorios donde la mano de obra o los materiales resultaban más barato y, por tanto, facilitaban mayores márgenes de beneficio. Ahora, tras estos meses de bloqueo global surge la necesidad de volver a pensar localmente. Porque en sectores tan comprometidos, como es el farmacéutico, los suministros no pueden depender únicamente de dos países.

Es algo en lo que ya piensan las principales patronales del sector, que advierten de la necesidad de recuperar la producción en Europa y, concretamente, en España. El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, lo ha dejado claro durante su intervención en la XX edición del Encuentro de la Industria Farmacéutica Española. “Tan alta dependencia del exterior es un riesgo en un ámbito crítico como el del medicamento”, aseguró. Y es que los países se juegan mucho en los próximos años. No solo se trata de asegurar el suministro (que por supuesto es algo crucial), sino también de aportar crecimientos económicos.

LA CRISIS SANITARIA GENERADA POR LA COVID-19 PRESENTA LA NECESIDAD DE VOLVER A PENSAR LOCALMENTE. LOS SUMINISTROS NO PUEDEN DEPENDER ÚNICAMENTE DE DOS PAÍSES

La industria farmacéutica genera empleo, y lo hace con calidad. De hecho, el 95 por ciento de empleos directos son indefinidos y dos de cada tres son titulados universitario. Pero también genera exportaciones. Las compañías farmacéuticas asentadas en España vendieron en 2019 a otros países por valor de 12.104 millones de euros. Y según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio, a través de su base de datos Datacomex, estas transacciones se incrementaron en el primer semestre de 2020 un 14,5 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Con estas cifras no queda espacio para la duda. El sector farmacéutico debe ser clave en la reconstrucción económica del país. Porque es tiempo de pensar localmente para crecer globalmente.

También te puede interesar…