“Vamos a votar negativamente. La rechazamos, entre otras cuestiones, por quién la presenta; por su visión de la Sanidad pública”. A nuestros representantes en la “casa de todos”, el Congreso de los Diputados, se les debe pedir —¿exigir?— cuando menos sinceridad. Sinceridad es sinónimo de veracidad (RAE dixit). Ahora bien, esa sinceridad puede resultar a veces desoladora.

Sin objeto de personalizar —ejemplos hay múltiples— las anteriores manifestaciones fueron realizadas por el diputado socialista José Ramón Ortega dentro del argumentario por el cual su grupo rechazaba una iniciativa presentada por VOX para instar al Gobierno a autorizar la comercialización y dispensación “con urgencia” de test de autodiagnóstico en las oficinas de farmacia españolas.

El acceso de la población a autotest de COVID-19 ha sufrido los efectos del rifirrafe político per sé, al tumbar el Gobierno una PNL de VOX que pide lo mismo que el Ejecutivo ya tramita en una norma

Aunque la negativa a apoyar una PNL por el simple hecho de quien la promueve ya tendría su propio debate, en este caso concreto hay importantes matices. Nada habría que reprochar respecto al posicionamiento que quiera adoptar una u otra formación… Si no fuese porque actualmente el Gobierno —y, por ende, la formación socialista— tramita un proyecto de real decreto para, precisamente, facilitar el libre acceso (dispensación) de test de autodiagnóstico de COVID-19 en farmacias sin necesidad de receta y con posibilidad de publicidad. ¿Cuál es la diferencia? Puede haberlas. ¿Sustanciales? No. ¿De tiempos? Tampoco. El RD podría estar en vigor en junio. La PNL de VOX en la que reclama “urgencia” se ha debatido 15 días antes.

No es cuestión del fondo. Son las formas. Es la confrontación política per sé, llevada (también) a algo tan necesario como es la prevención de contagios y la detección precoz de positivos. En modo alguno la lucha contra la COVID-19 va de colgarse medallas por quién fue primero.

La clase política podría mirar a la profesión farmacéutica. Pese a que ya han ‘conseguido’ lo tantas veces reclamado —que se facilite la dispensación de pruebas diagnósticas en las boticas— no se han quedado ahí. En las alegaciones de sus entidades al RD, hay una petición común: no quieren venta por sí sola, quieren también control y trazabilidad de los resultados.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…