Hablar de la importancia y el impacto que tiene el cambio climático sobre la salud no es una novedad. Sin embargo, es preciso insistir sobre la urgencia de actuar en esta materia hasta que todos los agentes involucrados den un paso adelante y se consigan frenar las consecuencias negativas derivadas de este fenómeno.

Desde la industria farmacéutica ya se han dado los primeros pasos para avanzar hacia la descarbonización del sector, apostando por una investigación incremental que apunte hacia alternativas más sostenibles sin descuidar, por supuesto, que estas cumplen con todos los criterios de eficacia y seguridad para los pacientes.

Así, más allá de las medidas impulsadas por muchas compañías orientadas a un uso más responsable de los materiales en el proceso de producción, o la optimización de recursos para reducir las emisiones, también se está optando por desarrollar productos ‘verdes’; es decir, que reduzcan el impacto en términos de cambio climático. Los inhaladores y gases anestésicos son ejemplos de ello; las empresas encargadas de producirlos tienen cada vez más en cuenta cómo se puede sustituir, en aquellos casos que sea posible, el uso de propelentes con una influencia negativa sobre la huella de carbono.

Con este objetivo en el horizonte el trabajo conjunto entre todos los agentes se torna fundamental una vez más para avanzar al unísono desde las palabras hacia los hechos

Estas prácticas pueden servir de guía para que, de cara al futuro, siempre y cuando se garantice que esto no va a interferir en los efectos de la medicación sobre los pacientes, se apueste por hallar fórmulas que sean beneficiosas tanto en el manejo de enfermedades como en el impacto que tienen sobre el cambio climático. Y es que, estos dos elementos, salud y cambio climático, forman parte de un binomio indisoluble.

Solo abordando estos dos conceptos de manera unida se podrá llegar a soluciones realmente eficaces que repercutan positivamente tanto en la lucha contra el cambio climático como en la salud de las personas. Con este objetivo en el horizonte el trabajo conjunto se torna fundamental una vez más para avanzar al unísono desde las palabras hacia los hechos.