En un momento en el que la Farmacia se juega un lugar en el modelo de financiación, es prometedor saber que Agustín Rivero seguirá (por ahora) en su puesto en Sanidad
| 2017-01-20T12:28:29+01:00 h |

Durante la V Conferencia de Presidentes, celebrada en 2012, las mayores tensiones se registraron a la hora de hablar de la reforma del modelo de financiación autonómica, que derivó en el que ahora está en vigor. Cinco años después, el Gobierno Central y las comunidades autónomas están llamadas a revivir esas tensiones, pero desde un punto de partida muy distinto. La VI Conferencia de Presidentes no podía cerrarse con conclusiones definitivas, pero es innegable que ha abierto muchas puertas para construir de manera conjunta, a partir de las diferencias (territoriales, y no partidistas) que lógicamente tienen ahora que empezar a manifestarse.

Uno los reproches al actual modelo de financiación que más se ha destacado hasta ahora es que se negociara ‘bilateralmente’ entre el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y el tripartito catalán. Si bien la dinámica de la relación entre el Gobierno y las Cortes no ha manifestado ser consciente de esta nueva realidad, sí parece haber calado en la cita de los presidentes. Saben que habrá nuevo sistema de financiación sólo si hay consenso entre todos o casi todos. Y parece claro que no habrá ese nivel de acuerdo si el nuevo modelo no nace con la máxima que se espera de él: mismos derechos y mismas prestaciones para todos.

En el plazo de un mes tendrá que estar formado el grupo de expertos encargado de trasladar sus propuestas de reforma. No lo tendrá fácil para diseñar un sistema que mantenga el principio de solidaridad sin penalizar a las regiones con más recursos, uno que sea más sencillo, más claro, con mecanismos menos alambicados; que valore la Dependencia como la política de Estado que ahora es; que valore el componente demográfico como el gran reto de futuro de España; que valore la Sanidad desde el coste efectivo de los servicios… Y que refleje una sensibilidad especial para este componente del gasto público y de uno de sus principales impulsores.

Es prometedor saber que, en un momento en el que la Farmacia puede tener un lugar destacado en el modelo de financiación, Agustín Rivero seguirá (al menos por ahora) en su puesto en el Ministerio de Sanidad. En sus manos y en el Real Decreto de Precios podría estar la ansiada reforma autonómica que ponga fin al discurso del ‘yo invito y tú pagas’. Es hora de poner fin al malestar de años entre los pagadores y los decisores.