Premios BiC

No es ninguna coincidencia que la palabra ‘paciente’ tenga dos significados: alguien que sufre alguna enfermedad y alguien que tiene paciencia. Porque con mucha frecuencia ambas acepciones van unidas en el camino terapéutico. Pero el tiempo es un lujo del que no siempre es fácil disponer. No lo es en absoluto cuando existen herramientas potenciales al alcance del paciente pero no le llegan por barreras regulatorias.

El seminario sobre CAR-T públicas organizado por la Organización Médica Colegial y Salud por Derecho ha puesto el dedo sobre la llaga de un debate que no está ni mucho menos cerrado. Ante situaciones excepcionales, los clínicos son partidarios de dar respuestas excepcionales. Y en el caso de las CAR-T estas respuestas pasan, aseguran, por que sean redefinidas a nivel regulatorio, no como medicamentos, sino como productos sanguíneos, algo que ya ocurre, por ejemplo, en Suiza.

¿Estamos siendo demasiado escrupulosos con las normas? ¿Deben ser las normas siempre inamovibles? Si no lo son, ¿qué circunstancias pueden considerarse excepcionales en la aplicación de la norma? Sin duda son preguntas tremendamente difíciles de responder, pero de una actualidad brutal. Y no solo por las CAR-T. El abordaje de la COVID-19 está dejando interrogantes similares. ¿Hasta qué punto la impecabilidad de determinados procedimientos —bien a la hora de adquirir, fabricar o investigar productos— está impidiendo al sistema poner al alcance de los pacientes todas las potencialidades?

¿ESTAMOS SIENDO DEMASIADO ESCRUPULOSOS CON LAS NORMAS? ¿dEBEN LAS NORMAS SER INAMOVIBLES? SI NO LO SON, ¿CUÁLES PUEDEN SER LAS EXCEPCIONES A LA NORMA?

La respuesta no puede sino venir de un debate conjunto y de alcance global. De nada serviría intentar atajarlo de manera local. Es más, en el caso de las CAR-T no podría hacerse. España, por si sola, no podría aunque quisiera (que no es el caso) intentar modificar una definición que parte del entorno de la FDA y de la EMA. Pero no es menos cierto que la terapia CAR-T está en plena investigación y en fase de cambios, y que las terapias públicas son ya una nueva realidad, dentro del nuevo paradigma de las CAR-T, con la que hay que contar.

También te puede interesar…