En la red de 22.100 farmacias españolas se ofrecen diariamente millones de consejos sanitarios sin dispensaciones mediante. A ellos se suman también (probablemente) millones de conversaciones, confidencias, y apoyos basados en la cercanía y confianza que mantienen los pacientes con ‘sus’ farmacéuticos de referencia. Por el especial perfil de usuario al que asisten —envejecimiento, dependencia, etc.— el mayor exponente de esta “farmacia social” bien pueden ser las boticas rurales, donde en muchas aún existe el “banco de las penas” —como lo llamaba cariñosamente Javier Guerrero, ex presidente de Sefar q.e.p.d.—.

Desde esos bancos, muchos de los residentes del pueblo comparten dudas y preocupaciones. O, simplemente, buscan un interlocutor con el que evadirse de cierta situación personal. Como decía recientemente la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, “quizá no seamos conscientes de estas otras funciones que hacen los farmacéuticos”. Y es que desde el mostrador el farmacéutico puede contribuir a la detección y solución de múltiples situaciones. Tanto si está el paciente presente como si no lo está: situaciones de violencia de género, vulnerabilidad, dependencia, soledad… Es la farmacia como conquista social.

La agenda social para la farmacia presentada por el CGCOF permitirá apuntalar, y ampliar, la acción social que ya se realiza de forma intrínseca desde la red nacional de farmacias

Ahora, el Consejo General de Farmacéuticos ha presentado una ‘hoja de ruta’ para impulsar (más si cabe) la acción social en la profesión farmacéutica. Esta agenda social incluye iniciativas que ya son una realidad y deben mantenerse —como la iniciativa Mascarilla 19 frente a la violencia de género, la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para identificar situaciones de vulnerabilidad— e incorpora otras nuevas que ‘suenan’ igual de bien, como la creación de una Red de Farmacias frente a la Soledad. Todas las líneas de acción se enfocan a cinco grupos: pacientes, infancia, mujeres, mayores y colectivos vulnerables.
Ya es sabido que los farmacéuticos son “los expertos en el medicamento”. pero también saben, y mucho, de los “medicamentos del alma”.


También te puede interesar…