Carolina Darias ha marcado ya su ruta al frente del Ministerio de Sanidad. Una ruta que empieza, como no puede ser de otra forma, por continuar luchando contra la pandemia de la COVID-19. Aquí, es el plan de vacunación el que será determinante, pues con el se espera mitigar el impacto, gracias al previsible descenso en las hospitalizaciones. Pero este es solo un primer paso en un camino que persigue construir un nuevo Sistema Nacional de Salud. Potenciar la capacidad asistencial, preventiva, la equidad, la cohesión y el desarrollo profesional serán las herramientas que Darias impulse para lograr ese nuevo sistema sanitario. No serán las únicas; la digitalización y, sobre todo, la interoperabilidad, serán claves para transformar la sanidad española.

Más capacidad asistencial, prevención, equidad y cohesión son algunas de las claves del plan que Darias tiene en mente para reconstruir el sistema sanitario español

Una de las principales barreras que puede encontrarse esta estrategia es la financiación; y así lo mostraron los partidos de la oposición, que no dejaron pasar la oportunidad para preguntarle a la ministra con qué fondos contarán las comunidades autónomas para desarrollar todas las medidas que el ministerio tiene en mente. Lo cierto es que el debate de la financiación es ya un ‘must’ de la política sanitaria. Y, aunque es cierto que los nuevos Presupuestos Generales del Estado apuestan por una mayor financiación sanitaria, la pregunta es si, aún así, esta será suficiente para hacer frente al gran reto que se presenta. Porque, aunque comenzamos a ver la luz al final del túnel de la pandemia, lo cierto es que sus consecuencias se pueden ver en todas las especialidades. Los enfermos crónicos o los pacientes de cáncer llevan meses reclamando recursos para que su asistencia no se vea aún más mermada. También lo hacen para recuperar los diagnósticos perdidos.

Protagonista será también la salud mental, la denominada próxima pandemia por muchos profesionales. El confinamiento, las medidas de distanciamiento social, el fuerte impacto económico y social que deja la COVID-19 tiene y va a tener un gran impacto en la salud mental de los ciudadanos. Un plan nacional de salud mental será, por tanto, indispensable para avanzar en la fortaleza del SNS. Precisamente Darias apostó por su creación durante su intervención en el Congreso de los Diputados. Ahora, queda por ver cómo se articula ese nuevo plan y, sobre todo, cómo y de cuanta financiación contará.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…