La pandemia de la COVID-19 ha mostrado los retos que los países tienen por delante en materia sanitaria. Uno de ellos, sin duda, es el de los desabastecimientos de medicamentos. Una problemática que preocupa y ocupa a todo el sector y a las administraciones, tanto españolas, como europeas, y que encuentra en la farmacia a su mejor aliado. Y es que el Consejo General de Farmacéuticos de España, la Orden de Farmacéuticos de Francia, la Asociación Nacional de Farmacias de Portugal y la Federación de Farmacéuticos Titulares de Italia han realizado una alianza única con el objetivo de consensuar aspectos básicos para facilitar la cooperación internacional a través del intercambio de información sobre desabastecimientos de medicamentos a nivel europeo.

La farmacia española, italiana, francesa y portuguesa se unen para aportar información coordinada y adelantarse a los problemas de suministro en la UE

Una vez más, como tantas veces sobre todo en estos momentos de pandemia, los farmacéuticos vuelven a mostrar su disposición a trabajar, a colaborar, para dar respuesta a las necesidades de los sistemas sanitarios. En concreto, el proyecto ha sido financiado por la Comisión Europea y se ha basado en el Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (CISMED), sistema innovador implantado en las farmacias españolas y desarrollado por Organización Farmacéutica Colegial – Colegios, Consejos Autonómicos y Consejo General.

Esta innovadora iniciativa, con una gran inspiración española, muestra el potencial de la farmacia para adelantarse a los problemas de suministro y aporta información realmente valiosa para la gestión de las autoridades sanitarias. Pero, además, muestra los beneficios que el trabajo en red y el intercambio de información puede aportar a los países y, por tanto, a los pacientes de toda Europa. En definitiva; los sistemas de notificación de las farmacias son clave para ofrecer un conocimiento de la situación real y permiten tener capacidad de predicción y adelantarse a la ocurrencia de un problema de suministro. Una vez más, los profesionales farmacéuticos vuelven a innovar y a aportar beneficios al SNS.