“Colaboración, colaboración, colaboración”. Podríamos imaginarnos al director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, en una nueva versión de su ya histórica petición “test, test, test”. Pero, principal y realmente, ese es el leitmotiv en su ejercicio diario de los centenares de médicos y farmacéuticos que, como asistentes (virtuales) o ponentes han participado en el III Congreso Médico-Farmacéutico organizado por las sociedades científicas Semergen y Sefac. Un encuentro que, por suerte para la Sanidad y el paciente en última instancia, se sabe que tendrá una cuarta edición —esperemos que en versión presencial— en 2022 en Santiago de Compostela.

Si a lo largo de las tres jornadas de este encuentro hubiera existido un contador de palabras como la citada “colaboración”, “coordinación” o “manejo compartido”, directamente habría saltado por los aires por (bendita) saturación. “Nuestro objetivo: la comunidad”, era el lema del evento, el cual salpicó todo el programa.

No puede ser que médicos y farmacéuticos deseen avanzar en la coordinación asistencial y tengan que ‘rogar’ a la Administración que les facilite más vías para ello.

Así, médicos de atención primaria farmacéuticos, y sus sociedades, lo tienen claro: el abordaje multidisciplinar es el presente y el futuro de la asistencia al paciente. ¿Lo tienen claro las Administraciones? No parece. Cuando menos, no como debería. Basta con atender a las conclusiones del encuentro, en las que se reclama a las autoridades, literalmente, “el fortalecimiento de las redes de atención primaria y farmacia comunitaria para una mejor atención del paciente”. Por ejemplo, a través del aprovechamiento de las nuevas tecnologías: receta e historia clínica electrónica, tarjeta sanitaria digital, etc. Hay mucho en juego —la misma salud— para dejarlo a la voluntad de los profesionales.

El movimiento se demuestra andando. De momento, quizá bastase con mostrar interés. No puede ser que estos colectivos promuevan un encuentro conjunto así y el Ministerio de Sanidad ‘rechace’ la invitación a participar en su inauguración. ¿Tanto costaba? “Un desprecio”, José Polo, presidente de Semergen, dixit. Lo que han unido Sefac y Semergen… que no lo ‘separen’ los decisores.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…