Opinión

br

Santiago de Quiroga Editor de EG | viernes, 05 de abril de 2019 h |

Anticipar escenarios futuros es necesario, pero no sin resolver o mostrar lo que hoy debe acometerse

La Autoridad de la Competencia gala realiza, como la homóloga española, ataques periódicos y repetitivos para intentar liberalizar la farmacia. Sus principales líneas se dirigen a la propiedad de la farmacia y a la venta de medicamentos OTC fuera de la farmacia. Ninguna de las dos cuestiones suponen un beneficio para el paciente, pero sí una oportunidad para que algunas plataformas tecnológicas puedan enviar medicamentos OTC de manera libre. Ya sean intereses de compañías “punto com” o de grandes superficies, la realidad es que la farmacia se defiende mostrando cómo puede ser útil a la sociedad francesa: el envejecimiento y la cronicidad van en aumento y el servicio de la farmacia se ha convertido en imprescindible. Los principales sindicatos de la farmacia en Francia han impulsado un manifiesto en el que destacan su orientación a las necesidades de la sociedad y citan la vacunación de la gripe como ejemplo. Mejorar la cobertura vacunal de la gripe es un problema de salud pública difícil de resolver y la farmacia ha ofrecido su red nacional para mejorarla. En 2020, Francia vacunará a la población de riesgo también desde sus farmacias. Esto es posible por la distribución geográfica de su red, algo que sólo es posible mantener con un modelo regulado.

Responder a las necesidades sanitarias de la población es el argumento definitivo. Y las necesidades se deben poner sobre la mesa ahora, porque los problemas suceden en el momento. Anticipar escenarios futuros es necesario, pero no puede realizarse sin resolver o mostrar lo que hoy debe acometerse. El reciente informe de la Agrupación Farmacéutica Europea, a la que pertenece España (PGEU), pone de manifiesto que más de la mitad de los Estados miembro de la UE tienen programas de Atención Domiciliaria o “Homecare”. ¿Por qué? Porque es una necesidad de la sociedad ahora. País Vasco y la Comunidad Valenciana cuentan con programas de atención en domicilio puntuales, y Madrid ha querido impulsar una ley que todos esperan vuelva a votarse (y aprobarse) en una nueva Asamblea tras el 26M. La farmacia tiene muchos argumentos que muestran el valor que aporta a la sociedad, pero menos líderes capaces de impulsarlos, a la vista de los hechos.