Madrid ha facilitado la vida a 130.000 pacientes anticoagulados durante la pandemia

169
Enrique Ruiz Escudero
Premios BiC

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha dado los pasos necesarios para facilitar a la vida a los pacientes anticoagulados. Su decisión de prorrogar la eliminación de los visados de los anticoagulantes de acción directa (ACODs) lo demuestra.

Madrid, sin visado para ACODs

El mérito de la Consejería de Sanidad de Madrid consiste en escuchar a los cardiólogos, a los médicos de familia y a los pacientes. Todos llevan tiempo avisando de la dificultad que provoca un visado inadecuado. Y la pandemia de Covid-19 lo ha evidenciado aún más.

El mérito de la Consejería de Sanidad de Madrid consiste en escuchar a los cardiólogos, a los médicos de familia y a los pacientes.

Una dificultad observada durante los días duros del confinamiento, cuando un paciente se podía quedar sin la medicación que previene un ictus o un trombo. ¿Qué hay más relevante que facilitar la vida a un paciente?

Los pacientes con anticoagulantes clásicos necesitan realizarse controles asiduos del tiempo de protrombina.

La anticoagulación clásica no acaba de superarse por parte de las administraciones sanitarias en general. Persiste la idea de que hay que mantener las viejas estructuras de laboratorios con técnicos que controlan y analizan la sangre de los pacientes, calculando el tiempo de protrombina.

Controles en pandemia

Impedir el acceso a su medicación a pacientes anticoagulados resulta grave siempre, y en pandemia, una irresponsabilidad.

Los viejos anticoagulantes orales dicumarínicos, como el Sintrom®, presentan interacciones frecuentes. Resultan muy difíciles de administrar sin la adecuada supervisión y control médicos. Unos controles que obligan al presentismo de los pacientes y hacen perder el tiempo de los sanitarios, que podrían dedicarse a otras tareas.

Los controles de laboratorio también se han complicado durante la pandemia. Impedir el acceso a su medicación a pacientes anticoagulados resulta grave siempre, y en pandemia, una irresponsabilidad.

El ministerio renuncia a ejercer la capacidad de eliminar algunos visados de medicamentos

Sigue el visado a nivel nacional

El ministerio renuncia a ejercer la capacidad de eliminar algunos visados de medicamentos que afectan a colectivos especialmente vulnerables en pandemia. Y deja a decisión en manos de las CC.AA.

Evitar que un paciente acuda a un centro de salud para que le sellen una prescripción es sentido común, y refleja la empatía necesaria.¿Cuántos contagios en personas con distintas patologías se han producido en centros sanitarios?

¿Cuántos pacientes en España habrán renunciado a ir a visar su medicación, y no se la habrán tomado? ¿Resulta un riesgo que los pacientes acudan al centro de salud por necesidad o para arreglar papeles por una mal burocracia cuestionada por los especialistas?

Posible inequidad en otras zonas de España

La falta de empatía  de las administraciones sanitarias que no consideran relevante eliminar los visados es preocupante. Los pacientes cardiópatas o con problemas cardiovasculares están en la lista de los más vulnerables por la Covid-19 que ha elaborado el ministerio. Se trata de facilitarles la vida ahora que es obligado el uso de mascarillas, pero también en Otoño cuando el riesgo se incremente y la movilidad se reduzca, voluntariamente o no.