Premios BiC
Santiago de Quiroga Presidente Editor de EG | viernes, 16 de septiembre de 2016 h |

Esta semana se ha constituído la nueva Comisión de Sanidad en el Congreso de los Diputados. Repiten todos los portavoces de PSOE, Unidos-Podemos (antes Podemos en solitario), C’s y PNV. El diputado de PDC (antes CDC) pasa al grupo mixto, al no conseguir formar grupo parlamentario propio, entre otros diputados. De la anterior legislatura, José María Eiros, portavoz por el PP, es el único que no repite. Antes de saber que Teresa Angulo regresaba de nuevo a la portavocía en esta XII legislatura por el PP (lo que es una buena noticia), me sorprendí y le pregunté a Eiros. El anterior diputado electo por el PP de Valladolid, no figuraba en las listas del PP para los nuevos comisiones del pasado diciembre, y le pregunté por las razones de no repetir: “Mi compromiso fue por una legislatura. Ha sido una experiencia extraordinaria, que ha supuesto un sacrificio personal y familiar hecho con gusto, pero la política me la he planteado como algo temporal”. Me quedé entusiasmado, es la esencia del servicio público como fin. No quiero decir que aquellos que llevan más tiempo, los parlamentarios de más legislaturas, no deben repetir: la mezcla es lo que enriquece un parlamento. Unos y otros aportan inconvenientes y ventajas al parlamento en general, y a la comisión de Sanidad en particular.

Una nueva Comisión
de Sanidad se forma sabiendo que podría tener un fin prematuro, nuevamente

Se está extendiendo la idea de que si los actuales diputados y partidos no consiguen facilitar un nuevo Gobierno, y nos vamos a las terceras elecciones, deberían dimitir los líderes de dichos partidos. Bajando a la sanidad, empiezo a escuchar algunos de estos mismos planteamientos en diputados que vienen con ilusión, dejan sus puestos en el hospital (si son médicos y ejercen) y comienzan una nueva etapa de servicio público. Concretamente, Paco Igea, portavoz de C’s por segunda vez en la Comisión de Sanidad del congreso, me comentaba al respecto hace escasos días. No sé si es una “fiebre de Valladolid”, ya que tanto Eirós como Igea son médicos que ejercen en dicha ciudad, pero sí me parece una declaración de honestidad digna de destacar. Igea dice que les han elegido para un cometido, y que si no son capaces de llevarlo a cabo, se deben ir a casa y dar paso a otros que sí lo consigan.

Siempre he afirmado que la Sanidad es sentido común. La ideología de los partidos les obliga a mantener posturas extremas y sobrevalorar cuestiones que son esgrimidas como elementos diferenciales, sin serlo: todos los partidos coinciden en tener una sanidad pública universal, gratuita, facilitar la innovación en medicamentos, mejorar las condiciones de los médicos, apoyarse en la farmacia, impulsar la investigación… Varía la manera de llevarlo a cabo y su prioridad. Por supuesto, siempre hay cuestiones que responden a planteamientos ideológicos, pero son los menos. En el debate organizado en estos días por GACETA MÉDICA, publicación hermana de EG, a propósito de las elecciones gallegas del 25S, se constata lo que ya se afirmó en el debate de las elecciones en el País Vasco unos días antes: más reproches e ideología que diferencias significativas, más allá de algunas de las que he enumerado en las líneas de arriba. Sentido común es que dimitan los líderes si no consiguen formar Gobierno, pero que se queden los portavoces de Sanidad, al menos.

Seguiremos la pista…

Una nueva Comisión de Sanidad se constituye en menos de un año…¿llegaremos a la tercera?

El PNV propone profundizar en el pago por resultados para incorporar la innovación en medicamentos. Se extiende esta idea, poco a poco.

El PSOE quiere traer el debate sobre precios y transparencia que se produce en Europa a España.

¿Es posible “repensar” el sistema de patentes sin poner en peligro la innovación? ¿Puede una “solidaridad” mal entendida frenar la innovación y quitar al paciente su beneficio?

Portugal se toma en serio devolver a las boticas los medicamentos DH. Una experiencia a seguir muy de cerca desde España, que camina en el sentido contrario.

El cribado de VIH destaca como servicio de la Farmacia, y mejora la salud pública.