Premios BiC

Uno de los elementos burocráticos que más entorpece el tratamiento de ciertas patologías es el visado. Creado para adecuar la prescripción a las fichas técnicas y a los estándares clínicos, se han alejado de esa función desde hace años, a juzgar por lo que dicen algunos especialistas, como cardiólogos y neumólogos, de algunos visados.

Entre los casos más reclamados por cardiólogos, neumólogos y médicos de familia se encuentran los visados de los ACODs (anticoagulantes orales de acción directa) y el de la triple terapia en un sólo dispositivo inhalador para enfermos de EPOC. La Comunidad de Madrid ha anunciado la suspensión de todos los visados durante el actual confinamiento por la pandemia.

Los visados tienen su sentido. Aunque el carácter de visado económico ya se incluyó en la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos como un elemento nuevo. Pero el término “económico” se refiere a un ahorro que ya no se sostiene en algunos casos. Cuando se impone este tipo de visados se alude a mantener la prescripción del medicamento dentro de las indicaciones del mismo, algo que se entiende. Sin embargo, esa fase ha sido ya superada. Existen visados que impiden la libre prescripción de un medicamento según las pautas aprobadas (ficha técnica) y según las guías terapéuticas de las Sociedades Científicas.

Cardiólogos y anticoagulación oral

Los cardiólogos y los médicos de familia tienen una postura clara a favor del uso de los ACODs. Aseguran, y no hay por qué no creerlos, que es una prescripción razonada para pacientes con fibrilación auricular no valvular, y se hace para que los médicos de familia prescriban fármacos seguros, eficaces y eficientes. El visado sólo impide que los pacientes que lo necesitan, según criterio médico, tengan dificultades para obtenerlo en condiciones normales. Sí, hablo cuando no estábamos confinados.

La EPOC no controlada incrementa la morbimortalidad

Los datos son contundentes. Si el año pasado murieron 29.000 personas a causa de la EPOC, ¿cómo podemos mejorar el control de la enfermedad y sus ingresos hospitalarios? En condiciones normales, sin estar confinados, la EPOC tiene un mal control en los casos moderados a graves, un porcentaje alto de infradiagnóstico, y un infratratamiento derivado de una baja adherencia terapéutica.

Facilitar el tratamiento para evitar acudir a urgencias

La adherencia terapéutica es clave. Un dispositivo inhalador requiere de pericia para su uso. Dos dispositivos (la doble terapia) incrementa el error al inhalar. Se estima en una falta de adherencia del 50% en personas que usan un inhalador. Tres inhaladores con la llamada “triple terapia” la necesitan los pacientes más graves: los que no se controlan bien.

Los visados de inspección para el uso de la triple terapia en enfermos de EPOC es una inequidad sanitaria, según un informe.

Si utiliza un sólo dispositivo el paciente puede seguir el tratamiento más correctamente que si utiliza tres distintos. Y una cuestión importante: en un sólo dispositivo el coste es menor. Sí, todo son ventajas, pero existe una escasa confianza en el criterio del médico que se ve limitado por un visado. Esta limitación puede ser objeto de una inequidad que ha sido abordada en un informe, hace ahora un año.

Un paciente real con EPOC: Regina

Regina es una paciente real, a quien conozco bien. Tiene 91 años, padece EPOC y es asmática, un fenotipo complicado. Se encontraba bajo tratamiento con doble terapia en el pasado: 2 inhaladores que manipulaba con cierta soltura tratando de coordinar la aspiración y la liberación del polvo a inhalar. Regina ingresaba en urgencias al menos una vez al año, durante los tres últimos años.

Los enfermos con EPOC quieren que las trabas se eliminen, ahora y en el futuro, para eliminar riesgos innecesarios.

La última vez que ingresó llegó casi sin respirar y permaneció 15 días hospitalizada. Salió del hospital con una triple terapia en un sólo inhalador. De eso hace ya más de 1 año. Dice que no se cansa al vestirse y que se siente “tan joven como cuando tenia 80 años”. El optimismo no tiene límites. Ahora está confinada en su casa, y lo que peor lleva es no poder abrazar a sus hijos, y no el miedo a un reingreso.

Vamos a volver a tener “condiciones normales” en 2020 ó 2021

La decisión de Madrid de eliminar todos los visados ha sido alabada por las organizaciones de pacientes. Pero pensar que la suspensión de los problemas que originan algunos visados, como el de la triple terapia de los enfermos con EPOC, sólo debe tener un horizonte temporal es una decisión que no me gustaria mantenerla como responsable sanitario.

“Ante un riesgo de pandemia futuro, los enfermos respiratorios deben estar bien tratados por sus médicos. Salvo que alguien les asegure que no van a estar confinados nunca más en sus casas

Ante un riesgo de pandemia futuro, los enfermos respiratorios deben estar bien tratados por sus médicos. Salvo que alguien les asegure que no van a estar confinados nunca más en sus casas ni que tendrán problemas cuando recaigan en sus exacerbaciones. Mejor hacerles la vida y la enfermedad más llevadera. ¿No?

No podemos lamentarnos de lo que no hemos hecho en el pasado, pero si podemos evitar que vuelva a coger en sus casas a muchos enfermos de EPOC sin el tratamiento que sus prescriptores decidan, sin trabas.