Premios BiC
Santiago de Quiroga Presidente Editor de EG | viernes, 26 de agosto de 2016 h |

No se trata de una petición de la que dependa un Gobierno por formar, pero se trata de un asunto que ha sido debatido de manera amplia, con sus ventajas e inconvenientes: la variación del gasto público sanitario por habitante en las diferentes CC.AA. La diferencia entre el primero (País Vasco) y el último (Andalucía) llega al 50%. De esta forma, Andalucia gastará en 2016 algo más de 1.000 euros por habitante, mientras que País Vasco alcanzará los 1.584 euros. Hay que reconocer el esfuerzo que hacen para recuperar el gasto perdido, que ha llevado a Andalucia a incrementar un 4,35% su gasto por habitante en 2016, mientras que País Vasco lo ha hecho en un 0.8%.

Lo primero que hay que recordar es que dicho gasto es una decisión autonómica, pero las restricciones presupuestarias obligaron a las autonomias a reducir su gasto público (ver EG núm 753) que se materializó en 2012 y se generalizó en 2013 con bajadas de la partida sanitaria en 15 de las 17 CC.AA. Si se hubiera querido mantener la inversión sanitaria se hubieran requerido fondos adicionales pero ¿de dónde?

Precisamente, Ciudadanos ha insistido en que las autonomías deberían tener cierta flexibilidad para la creación de impuestos autonómicos cuyos fondos puedan ser destinados a Sanidad. El inconveniente principal de esta medida vendría por parte de los habitantes de una comunidad autónoma sometidos a una presión fiscal ausente en otros territorios. La ventaja es clara: suficiencia financiera para la sanidad. En cualquier caso, desde C’s afirman que las urnas serían las que aprobarían o no una gestion correcta de los impuestos y su destino a la sanidad pública, siendo ésta una de las cuestiones que más valoran los votantes.

El Consejo Económico y Social (CES) ya ha alertado sobre la desigualdad en el gasto sanitario entre CC.AA. Dicho organismo ya ha acusado el cambio de tendencia en 2016 con el incremento de las partidas sanitarias, pero la brecha está abierta.

¿Qué razones llevan a Coalición Canaria a solicitar esa igualdad territorial en el gasto sanitario? Precisamente, Canarias es una de las CC.AA. que sí ha cumplido con el déficit presupuestario exigido, y en 2016 su gasto sanitario será de 1.253 € por habitante, en la media española. Sin problemas de déficit en Canarias y con un gasto medio por habitante razonable, CC es consciente de que hay que asegurar el gasto sanitario y evitar que dicho presupuesto dependa del entorno económico.

Sin embargo, no se trata de una simple petición, sino de los planteamientos que pueden hacer que CC apoye la investidura de un nuevo gobierno presidido por Mariano Rajoy, lo que hace de su propuesta algo a tener muy presente. Si añadimos que C’s ya ha planteado fórmulas autonómicas para acceder a impuestos, el mensaje, al PP y al posible Gobierno, es de avanzar en este sentido. Quizás no es uno de los puntos ineludibles del potencial acuerdo de investidura que se negocia, pero se trata de una propuesta que facilitaría a las autonomías eliminar uno de los problemas de inequidad más relevantes de nuestra sociedad. Y quizás un diputado ha encendido la mecha para que la inequidad salte por los aires.

La petición de CC sería bien acogida por C’s, que ha planteado fórmulas para obtener fondos sanitarios

Seguiremos la pista…

CC podría impulsar un cambio de relevancia en la estructura de la financiación sanitaria de España.

Precisamente, Canarias ha cumplido con el déficit y tiene un gasto sanitario en la media. ¿Visión de futuro?

La propuesta de CC encaja en los planteamientos de C’s: quieren que las autonomías puedan establecer impuestos autonómicos que ayuden a financiar la sanidad.

CC y C’s son los únicos partidos que están negociando el apoyo a la investidura de Mariajo Rajoy.

¿No supone mejor estrategia dotar de recursos a la sanidad que medidas en la línea de rebajas de precios y recortes de salarios?

España propone 7 sedes para la EMA. Demasiadas opciones que impiden cerrar filas con una sóla ciudad candidata con más posibilidades.