Premios BiC
Santiago de Quiroga Presidente Editor de EG | viernes, 09 de septiembre de 2016 h |

Será la primera CC.AA. que lo anuncia y forma parte del contexto de creación de estructuras de estado catalanas, que desde aqui analizamos en su contexto sanitario y sectorial, y no político. Lo primero que hay que destacar es que Cataluña contribuye de manera relevante en los proyectos y actividades de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps). Lo hace de manera continuada e intensa. Es probable que siga haciéndolo, como la Agencia Europea del Medicamento, que se nutre de las Agencias de los estados miembro de la UE. Aunque falta definir qué competencias tendrá una Agencia Catalana del Medicamento, es altamente probable que se dupliquen competencias con la Aemps, como la aprobación de medicamentos, incompatibles con la legislación vigente, al margen de incrementar costes de registro para el sector. El propio David Elvira, Director del CatSalut reconoce que se trata del tercer sector en importancia para Cataluña, por lo que imagino que la cuestión de tasas será un aspecto a considerar, si fuera el caso.

Cataluña requiere de inyecciones continuas del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) por lo que esta decisión hay que enmarcarla en el contexto político actual. Elvira ha propuesto una mejora de salarios a los médicos catalanes, pero reconoce que no podrá volver el presupuesto sanitario catalán de los niveles precrisis. En el caso de la farmacias, avisa que primero hay que ver los servicios a ofrecer y luego asegura “hablaremos de cómo pagarlos”, pero la realidad es que la Generalitat adeuda a las boticas catalanas 118 millones de euros.

El anuncio de la Agencia Catalana llega tras postular a Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento, que abandonará Londres para irse temporalmente a Bruselas, tras el Bréxit. Una candidatura de Barcelona apoyada por el Gobierno de España tendría más posibilidades de triunfar, especialmente ahora que otras ciudades y CC.AA. en España han anunciado también sus candidaturas, en una avalancha considerable. Yo creo que Barcelona es una buena opción como sede europea, pero la candidatura pierde fuerza sin el apoyo de un Gobierno futuro al que le incomodan las estructuras del medicamento al margen del estado. Es una verdadera pena que no haya diálogo político que pueda hacer que el Gobierno de España y la Generalitat acuerden colaborar en determinados temas. En estas circunstancias, la candidatura de Barcelona como sede de la Agencia Europea está más lejos que nunca de ser posible, y eso perjudica al sector en España.

Mientras tanto, la agenda europea en materia de medicamentos prepara la reunión de ministros de salud que se darán cita en Portugal en Noviembre. El semestre actual tiene a Eslovaquia como presidencia de turno de la UE, y se pretende ahondar en la colaboración con la industria, en especial establecer modelos que apuesten por la sostenibilidad de los sistemas sanitarios europeos. En esta línea, se pretende abordar la innovación y su financiación, que el semestre holandés de presidencia de la UE dejó pendiente de resolver. Probablemente, sea objeto de análisis y abordaje permanente, ya que la innovacion y el acceso siempre estarán en el centro del interés.

Al Gobierno futuro de España le incomodan las estructuras del medicamento al margen
del propio estado

Seguiremos la pista…

Cataluña no cree probable que Barcelona pueda ser la sede de la Agencia Europea del Medicamento, o se ha pegado un tiro en el pie al complicar el apoyo del Gobierno con su anuncio de una agencia catalana.

Con todo, Barcelona sería una sede estupenda de la Agencia, y “siempre lo será”. Una pena para el sector en España.

Bratislava reunió a los jefes de las agencias europeas para discutir sobre acceso e innovación en la UE, dentro del semestre eslovaco de presidencia de turno.

EG reúne en al País Vasco a PNV, PSE, EH-Bildu, PP y Podemos a propósito del 25S. Tienden la mano a pactos sanitarios.

Las papeletas de California en las elecciones presidenciales del 8N incluirán una pregunta sobre el control de los precios de los medicamentos en Estados Unidos.