Por Javier Casas, director general de Alliance Healthcare España

El farmacéutico César Martínez Recari fallecía el pasado 18 de diciembre. Pamplonés de nacimiento, pero Zaragozano de adopción, César era Colegiado de Honor por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza (COFZ), entidad de la cual fue miembro de su Junta de Gobierno durante doce años. Hasta el final, Martínez Recari ha ejercido sus funciones como presidente de Alliance Healthcare España, tercera empresa de Aragón por volumen de facturación, así como vicepresidente de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (FEDIFAR).

Entre los múltiples valores de César, sobresalen su calidad humana y generosidad, así como su férrea dedicación a promover el valor del colectivo de la farmacia comunitaria. César es, porque siempre seguirás ahí con todos nosotros, una persona excepcional. Luchador, sabio, buen consejero, sereno y sobre todo una gran persona. Alliance Healthcare era su familia y, aún en los peores momentos de su enfermedad, siempre ha estado pendiente de todo lo que sucedía y no ha dudado nunca en aconsejar a aquel que le ha pedido consejo, tirarnos de las orejas cuando ha sido necesario o hacernos ver ángulos o focos que no habíamos valorado. Sin duda, es una gran pérdida.

Al frente de Alliance Healthcare y desde el colegio de los farmacéuticos zaragozanos, al que generosamente dedicó tiempo y en el que compartió su sabiduría, contribuyó a dar visibilidad y transmitir al conjunto de la sociedad la labor clave que el farmacéutico juega en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, reclamando siempre un papel más activo e integrado de la farmacia en la asistencia sanitaria nacional. Por este motivo, en reconocimiento a esta excepcional contribución al desarrollo de la profesión, le fue otorgada la Colegiación de Honor, la más alta distinción que otorga la entidad colegial zaragozana. El propio presidente del COFZ definió este Colegiado de Honor como una de las “personas con la mente más preclara del mundo farmacéutico”.

Licenciado en Farmacia por la Universidad de Navarra, inició su relación profesional con Sociedad Anónima Farmacéutica (Safa) en 1982, como director técnico del almacén de Teruel, posición que compatibilizó con funciones comerciales. Posteriormente, se convirtió en director técnico de la delegación de Zaragoza y director técnico nacional y miembro del comité de dirección. En octubre de 2008, pasó a ser consejero de Alliance Healthcare (nueva denominación de Safa) y, en 2014, fue nombrado presidente no ejecutivo en España de la multinacional. 

En Alliance Healthcare, Martínez Recari ha dejado un legado incuestionable. Además de su compañerismo y buen talante, desarrolló diversas actuaciones que marcaron el devenir no solamente de la compañía, sino del conjunto del sector. Impulsó la internacionalización del Grupo Safa, un proceso que se inició en 1995 y que culminó, en 1998, con la integración efectiva de la compañía aragonesa en el grupo Alliance Healthcare, hoy perteneciente al grupo multinacional de salud AmerisourceBergen.

Con el objetivo de defender al sector farmacéutico, tanto de la distribución como de la farmacia comunitaria, el hasta ahora presidente de Alliance Healthcare se implicó activamente en los grupos de trabajo que abordaron tres temas que condicionarían el desarrollo del sector en España. Así, participó en las conversaciones para la serialización unitaria de medicamentos, así como en las negociaciones con Sanidad para que en España se adoptará un modelo de trazabilidad basado en la “trazabilidad probable”. Asimismo, César intervino en el grupo de trabajo para estudiar la implantación en España de un sistema de precios de referencia, y que sigue, a día de hoy, todavía vigente.

Como vicepresidente de FEDIFAR fue una persona activa que se implicó en todos los equipos de trabajo que se impulsaban desde la entidad, en aras de orientar, revisar, defender o alegar todos los cambios normativos que acontecían.

A título personal, no puedo más que agradecerle todo lo que siempre ha hecho por mí. Es un lujo haber podido coincidir con una figura como él, durante tantos años y en tantas buenas experiencias, ayudando siempre, por supuesto, en lo profesional, pero también en lo personal.

Estoy convencido de que, desde allá arriba, seguirá fotografiándonos con su inseparable cámara.

En todos los ámbitos, en lo laboral y en su amistad, deja un recuerdo imborrable. Su legado permanecerá presente para siempre.


Noticias relacionadas: