La biotecnología nos protege, nos cuida y nos ayuda a progresar; pero nunca hasta ahora se había puesto tanto énfasis en su labor”. Con estas palabras la ministra de Ciencia, Diana Morant, ponía en valor el potencial del sector durante la clausura del congreso BioSpain 2021. El congreso referente en el campo de la biotecnología ha vuelto a abrir sus puertas, en formato presencial, para dar a conocer el potencial de una industria referente a nivel internacional.

Y es que, además de ofrecer soluciones de salud, como se ha demostrado durante esta pandemia global, el sector se orienta hacia la solución de otros problemas como el cambio climático, la alimentación o la generación de energías limpias. Así lo ha señalado Ana Polanco, presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (AseBio) , organizador de este encuentro internacional. Y es que el biotecnológico es un sector extremadamente innovador, con un gran nivel de emprendimiento, que aporta soluciones que transforman la asistencia sanitaria y que, además, es una muestra clara de que la colaboración público-privada es completamente necesaria y que aporta crecimiento a las regiones.

Sin embargo, existen numerosos retos que deben afrontarse para hacer de este un sector puntero y referente a nivel internacional. Es necesario que desde las administraciones se refuerce el papel de la industria biotecnológica, con más respaldo al tejido investigador y, más concretamente, a las compañías del sector. A este respecto, el director general de la patronal, Ion Arocena, ha señalado varios desafíos por resolver como “las barreras regulatorias para el pleno desarrollo de su I+D y las barreras existentes para establecer colaboración en el sistema de ciencia e innovación” .

El CongresoBioSpain 2021 ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de cuidar al sector biotecnológico español. Un sector que, por cierto, ha demostrado situarse a la vanguardia durante los peores momentos de la mayor crisis sanitaria que ha golpeado a los sistemas sanitarios de todo el mundo