Balance de Salvador Illa en Sanidad

91

No falta nadie en el análisis que cada año el Anuario de la Salud y el Medicamento contiene de la mano de EG y Gaceta Médica (GM), tanto en versión impresa como digital. En los próximos días y en las primeras semanas del año, los líderes de entidades profesionales, sociedades científicas, sindicatos, empresas,  agencias e instituciones de la administración, ministerio de sanidad y consejerías se dan cita, un año más.

La visión más completa de dónde estamos y adonde vamos de algo más de cincuenta personalidades y líderes relevantes de la sanidad. Cómo será 2021 está en sus manos, en sus acciones y en su liderazgo. Y sus visiones son la clave para entender los retos de 2021. Salvador Illa, ya ex ministro de sanidad, hace un balance de lo que ha sido 2020.

Inversión en sanidad

Salvador Illa llegó a un ministerio de sanidad de competencias transferidas para dialogar con las CC.AA. Un trabajo que no debía ser muy intensivo, como él mismo reconoció recientemente en una entrevista en una cadena de televisión. Pero no es tanto lo que debía ser como lo que ha sido realmente: un trabajo intenso que le ha llevado a aciertos y a fallos, como a cualquiera que afronte una tarea de semejante magnitud. 

El análisis de Salvador Illa en el Anuario de EG y GM de su año como ministro lo concreta en el esfuerzo presupuestario orientado a la salud. Y no es poca cosa, teniendo en cuenta que era un clamor desde años atrás la necesidad de incrementar la inversión en Sanidad en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). España sufrirá una pérdida de más del 10% del PIB en 2020, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Su previsión mejora algo (dos puntos) la realizada en octubre pasado. Y es que la economía se estimula con el sólo anuncio de la llegada de la vacuna. Otra cosas es cómo se desarrollará el ambicioso plan de vacunación y la propia cadena de abastecimiento de vacunas. Conseguir un 70% de población inmunizada, quizás un 10-12% por haber contríaod la Covid-19 y otro 60% por estar vacunados, sería ahora un éxito. Y esa sería la clave de la inmunización de rebaño.

“Lo que es indudable es que el incremento de la inversión en sanidad nos situará más allá de donde habíamos soñado años atrás”

Lo que es indudable es que el incremento de la inversión en sanidad nos situará más allá de donde habíamos soñado años atrás. Una inversión que trata de fortalecer el sistema sanitario debilitado por una pandemia que revive en olas consecutivas.

Tensiones sanitarias

Acierta el ex ministro Illa cuando dice que la pandemia ha puesto de manifiesto en España tensiones y retos que ya eran evidentes antes de la crisis sanitaria. Y también acierta cuando escribe en su balance que es el momento de impulsar un cambio hacia un nuevo modelo.

“Acierta el ex ministro Illa cuando dice que la pandemia ha puesto de manifiesto en España tensiones y retos que ya eran evidentes antes de la crisis”

Sin duda, multiplicar por diez el presupuesto de salud pública era la forma de que el Gobierno mostrara su resolución. Pero aún debemos concretar cómo la Salud Pública se priorizará y coordinará más allá del actual modelo descentralizado y poco eficaz en momentos como este.

Salvador Illa en su balance recuerda la apuesta del Gobierno por un organismo de Salud Pública. La Agencia de Salud Pública debe ser autónoma, capaz, ágil, bien dotada de personal y con capacidad de acción y coordinación. Y su prestigio dependerá de sus aciertos. Por el bien de todos, muchos le deseamos toda clase de éxitos a este nuevo e imprescindible organismo, demandado por todos los partidos del arco parlamentario.

Una nueva sanidad

Nos quedamos con la capacidad de trabajo, conocimiento y entrega del personal sanitario. Pero es necesario repensar el modelo. En este nuevo rol, ya se ha establecido que la Atención Primaria debe ser clave. Los más de 1.000 millones que las CC.AA. recibirán de los PGE para su fortalecimiento podrán hacer realidad este objetivo político.

Pero son las CC.AA. las que deberán organizar y priorizar unos cambios que requieren de los recursos que el Estado les proporciona ahora en los PGE. Y en esa interacción Gobierno-CC.AA., resulta clave el ministerio de sanidad, y la decisión de la magnitud de la inversión en nuestra sanidad. ¿Qué sanidad queremos en los próximos años? ¿Qué inversión necesitamos para cumplir los objetivos de bienestar?

Salvador Illa: “la sanidad pública es una poderosa herramienta democrática, facilitadora de la equidad y de la cohesión en España

Vacunas

Sanidad ha destinado otros 1.000 millones de euros a la adquisición de vacunas. Cuando los problemas de suministro y los planes de vacunación se vayan solventando, la sanidad irá recobrando su normalidad. Pero en su normalidad habrá que hacer un seguimiento de la situación de la cronicidad en 2021, apartada a un lado por las urgencias apremiantes de la Covid-19.

El ex ministro concluye su balance para GM y EG recordando que “la sanidad pública es una poderosa herramienta democrática, facilitadora de la equidad y de la cohesión en España“. Y es algo que deberá seguir siendo así en la mente del Gobierno de España y de las CC.AA. en los próximos meses, aunque, poco a poco, vayamos superando la pandemia.