Premios BiC

En estos días el mundo ha podido ver avances significativos en la búsqueda de la ansiada vacuna frente a la COVID-19. La compañía de biotecnología estadounidense Moderna acaba de anunciar que su vacuna entrará en la fase final de pruebas el 27 de julio, convirtiéndose en el primer laboratorio en alcanzar esa etapa. Al mismo tiempo, la vacuna que investiga la Universidad de Oxford de la mano de AstraZeneca podría proporcionar una “doble protección” contra el SARS-CoV-2, más de lo esperado. Según las muestras de sangre analizadas de los voluntarios, esta inmunización genera una respuesta contra el virus no sólo a través de la estimulación de los anticuerpos, también de linfocitos T.

Se trata de dos grandes noticias que presentan un escenario más alentador para los próximos meses de pandemia. Pero también demuestra algo histórico: nunca una vacuna había tardado tan poco en alcanzar fases tan avanzadas de desarrollo. En medio año Moderna y la Universidad de Oxford se acercan a la recta final de las pruebas de seguridad y eficacia, mientras otras 28 candidatas se encuentran también en fase clínica de desarrollo.

Algunas vacunas frente a la COVID-19 empiezan a mostrar datos de eficacia. Se trata de un récord histórico que muestra el potencial de la I+D y el esfuerzo industrial

Pero el reto no es únicamente conseguir una vacuna eficaz y segura. El gran reto es también lograr producir 10.000 millones de dosis para abastecer a todo el planeta. La industria farmacéutica, así lo aseguró el presidente de Farmaindustria durante la gala de los Premios Fundamed, se está preparando para afrontar este reto histórico. ¿Cómo? Algunas compañías están produciendo vacunas a riesgo (es decir, sin saber si finalmente llegarán al mercado) para ampliar su suministro futuro.

En España acabamos de conocer que Rovi Rovi se encargará de la fabricación a gran escala del llenado y acabado de la vacuna candidata de Moderna en las instalaciones de Madrid. Una gran noticia para nuestro país, que no hubiese sido posible si no dispusiésemos de un gran tejido industrial farmacéutico. Apostemos pues por los que están haciendo historia.