GM Madrid | viernes, 22 de diciembre de 2017 h |

Las elecciones catalanas han dado carpetazo a un año convulso. En el ámbito sanitario, 2017 ha estado marcado por el fracaso de la candidatura de Barcelona a albergar la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), cuya sede finalmente se trasladará Ámsterdam.

Las elecciones del pasado 21 de diciembre depararon una victoria de Ciudadanos, pero un Parlament con mayoría independentista. La formación de Inés Arrimadas sumó 37 escaños, mientras que Junts per Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya y las CUP lograron 34, 32 y 4, respectivamente, con el 99,89 por ciento del voto escrutado. El bloque independentista suma en total 70 escaños, dos más que los 68 que marca la mayoría absoluta en el Parlamento catalán.

Más de seis meses

Las siete grandes formaciones políticas que concurrieron a las elecciones del pasado 21 de diciembre hicieron hincapié en sus programas electorales en la necesidad de reducir las listas de espera. Los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ponían de manifiesto, a junio de 2017, que 156.862 personas se encuentran en situación de espera de una intervención en Cataluña. Un 25 por ciento del total se hallaba pendiente de una intervención desde hace más de seis meses.

Entre los objetivos de Ciudadanos se encontraba bajar “el tiempo espera medio para una visita al especialista en un 20 por ciento”.

Por su parte, el bloque independentista, que presumiblemente cerrará un acuerdo de gobierno, presenta otros medidas. Junts per Catalunya plantea recuperar “las inversiones necesarias en equipamiento y tecnología sanitarias, así como en infraestructuras sanitarias”.

ERC incluyó también en su programa electoral una integración sociosanitaria, centrada en el paciente y en su entorno “con especial atención a los colectivos más vulnerables”.