Premios Fundamed
Sandra Pulido | miércoles, 06 de noviembre de 2019 h |

La neumonía es la enfermedad infecciosa prevenible mediante vacunación que causa a nivel mundial un mayor número de muertes Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2017, el número de muertes en España fue de 10.222 (5.279 hombres y 54.943 mujeres). Además cada año se producen más de 120.000 hospitalizaciones por neumonía que suponen un coste de 5.000 euros por paciente para el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Con el objetivo de concienciar sobre la importancia de la vacunación antigripal y antineumocócia, Pfizer en colaboración con la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), ha celebrado un encuentro informativo.

Esther Redondo, coordinadora del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de Semergen, ha recordado que las vacunas son las herramientas de salud más importantes y que salvan más vidas. “Tenemos altas tasas de cobertura en la infancia pero cuando llegamos a la edad adulta se olvidan. Hay que reforzar la concienciación en gripe y neumonía porque son las enfermedades más comunes”.

La neumonía es la décima causa de muerte y la gripe continúa minusvalorándose. “Tenemos que incidir en que tenemos vacunas seguras, que están inactivas y que no pueden causar la gripe”, añade Moreno.

Baja cobertura vacunal

La cobertura vacuna frente a la gripe sigue estando por debajo de los recomendado por la OMS que demanda coberturas entorno al 75 por ciento mientras que no llegamos al 60 por ciento. Las cifras de la vacuna contra la neumonía son mucho más bajas pero no existen cifras oficiales.

Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la URJC, ha insistido en que se deben plantear nuevas estrategias que permitan una captación activa de la población. “La indicación de la vacunación antineumocócia en el adulto obedece al factor relacionado con edad. A partir de los 65 años el sistema inmunológico se empieza a deteriorar. Son muertes que podemos prevenir”. Asimismo, el experto recuerda que los mayores de 65 se tienen que poner la vacuna conjugada porque presenta memoria inmunitaria y es suficiente con una sola dosis.

El resto de grupos de riesgo son aquellos de entre 18-65 años que estén inmunocomprometidos o presenten patologías crónicas.

La neumonía y la enfermedad cardiovascular.

Nuevos estudios han reivindicado que las neumonías aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular, en concreto infarto de miocardio e ictus. “Si nuevos estudios están señalando que la neumonía aumenta el riesgo cardiovascular podemos reducir estas enfermedades con la vacuna antineumocócica”, explica Rosario Menéndez, jefa de Servicio de Neumología del Hospital Universitario La Fe de Valencia.

Isabel Jimeno, responsable del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), ha destacado la importante abor de atención primaria en la promoción y prevención de la salud. “Yo veo al paciente antes de ingresar y cuando sale del hospital y compruebo como disminuye su calidad de vida”, resalta.