Premios BiC
J. Ruiz-Tagle Madrid | lunes, 29 de abril de 2019 h |

El Partido Socialista ha ganado las elecciones con 123 escaños y una diferencia muy abultada respecto a su seguidor más directo, el Partido Popular que se quedó con 66 diputados. Fue este el resultado más llamativo de toda la noche electoral al perder hasta 71 escaños en comparación con las últimas elecciones generales. Los sociólogos apuntan a un doble motivo para esta circunstancia. Por un lado señalan a la fragmentación del voto de la derecha y, por otro, a una estrategia equivocada del líder Pablo Casado. “La ley electoral española castiga mucho la fragmentación y además la estrategia fue errónea al plantear las elecciones como unas nuevas primarias. El votante del PP vota una marca, no a personas”, explica Narciso Michavila, presidente de GAD3.

El otro vencedor de la noche fue Ciudadanos, quien sumó 57 escaños, hasta 25 más que en las pasadas elecciones. La campaña de su líder, Albert Rivera, fue muy criticada desde algunos sectores por cerrar la puerta a un posible pacto con el PSOE pero Michavila argumenta los contrario. “Se le criticó por su decisión pero su indeciso estaba a su derecha y no a su izquierda; ha evitado que subiera más Vox”, dice. Además, Michavila considera, a tenor de los resultados electorales, que en la división de la derecha “ha ganado la moderación”. En contraposición con la formación naranja se encuentra Podemos, quien reunió anoche 42 escaños pero queda muy lejos de su último resultados electoral (71). Con todo, Michavila considera que su líder, Pablo Iglesias, consiguió durante la campaña frenar la sangría de votos. “Ha leído muy bien la situación y ha salvado al partido de una caída mucho peor. Fue el que más rentabilizó los debates televisivos”, argumenta el sociólogo.

Por último, Vox consiguió entrar en el Congreso de los Diputados con 24 escaños, una cifra relevante pero bastante lejos de las pretensiones del partido. “Pensar que la democracia es Twitter o un polideportivo lleno es erróneo”, considera Michavila, quien además pronostica que si quieren mantenerse con esa fuerza o una mayor “tendrán que moderar su discurso”.