Premios BiC
C. R. / N. S. Madrid | lunes, 29 de abril de 2019 h |

El Partido Socialista se imponía con contundencia en la cita electoral de este domingo consiguiendo 123 escaños. En la otra cara de la moneda, el Partido Popular de Pablo Casado, que sufría un derrumbe en escaños reduciéndose a la mitad, bajando de los 137 que obtuvo en 2016 a los 66 con los que se queda en la actualidad. Les sigue de cerca Ciudadanos, con únicamente nueve escaños menos que los populares, Unidas Podemos se queda con 42 sufriendo también una pérdida de escaños sustancial, y Vox irrumpe en el Parlamento con fuerza, ganando 24 escaños, aunque muy por debajo de los hasta 60 escaños que preveían alcanzar. Destaca también la alta participación alcanzada en estos comicios, de alrededor del 75 por ciento.

Ahora queda ver qué partidos se alían para formar Gobierno. La mayoría de expertos considera que sólo caben dos escenarios: la suma de PSOE y Ciudadanos, por un lado, y la suma de PSOE, Unidas Podemos y nacionalistas, por otro.

La clave está, según ha asegurado Belén Barreiro, ex presidenta del CIS y directora del instituto demoscópico 40dB, en un desayuno informativo organizado el Fórum Europa para analizar los resultados de los comicios, en los dos partidos que verdaderamente tienen dilemas electorales: por una parte Ciudadanos, cuyo electorado está “partido” entre quienes defienden una coalición con el PSOE y quienes la defienden con PP y Vox; y el PSOE, con una buena parte de los electores que abogan por un pacto con Unidos Podemos (al menos abogan por no pactar con Ciudadanos, tal y como se coreaba en Ferraz), pero que todavía tiene un tercio del electorado que preferiría, según Barreiro, un pacto con la formación de Albert Rivera.

También es una incógnita si los socialistas y la formación morada gobernarían en coalición, o únicamente alcanzarían un pacto para la investidura. Mientras que el partido liderado por Pedro Sánchez aboga por un Gobierno en solitario con el apoyo de otros partidos, los de Pablo Iglesias han manifestado su deseo de formar parte del Ejecutivo, aunque por ahora dicen mostrarse prudentes. Otro de los interrogantes pasa por saber si Esquerra Republicana, que cuenta con 15 escaños, formaría parte de cualquier alianza que impulse un Gobierno encabezado por Pedro Sánchez.

En cuanto a la hipotética alianza con Ciudadanos, sería la única de dos partidos que obtendría la mayoría dentro de la Cámara Baja, pero es la que parte con más barreras, las que los propios candidatos antes de las elecciones. El líder del partido naranja, Albert Rivera, había declarado en diversas ocasiones durante la campaña electoral el ‘cordón sanitario’ que le ponía a los socialistas, y en uno de los debates televisados entre los candidatos Pedro Sánchez declaró que no formaba parte de sus planes establecer una alianza con quienes ponen cordones sanitarios al PSOE.

Los próximos días permitirán despejar una incógnita que, según consideró Narciso Michavila, sociólogo español, especialista en análisis electoral y en Opinión Pública y Seguridad y presidente de la consultora GAD3, no permite descartar nada a priori. “Es más fácil saber qué van a hacer 36 millones de electores que seis líderes políticos”, aseguró en el encuentro organizado por el Fórum Europa.

Lo único que está claro, horas después de la resaca electoral, es que la suma de PP, Ciudadanos y Vox quedaría fuera de cualquier opción de Gobierno, ya que entre los tres sumarían 147 escaños, y sería muy difícil que contaran con el apoyo de otras fuerzas políticas del Congreso.

Vuelco en el Senado

También han cosechado buenos resultados los socialistas en el Senado, logrando la mayoría absoluta en la Cámara alta con 121 asientos, lo que supone un gran incremento frente a los 43 que obtuvieron en 2016. El PP también se desploma en esta institución, bajando de los 130 a los 46. Estos resultados suponen un vuelco a los obtenidos en las elecciones de 2016, cuando los populares se hacían con el control de la Cámara alta y facilitarán la labor a los socialistas ya que, por ejemplo, no tienen la necesidad de reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria para aprobar los objetivos de déficit y el techo de gasto a la hora de elaborar los próximos proyectos de Presupuestos Generales del Estado.

A los 208 senadores que se elegían este domingo, habrá que sumar otros 56 que saldrán de los resultados de los comicios autonómicos del 26 de mayo. Respecto a la participación, al igual que ha ocurrido en el Congreso, destaca la subida en casi seis puntos hasta alcanzar el 75 por ciento del censo electoral.