Juan Pablo Ramírez Madrid | viernes, 16 de junio de 2017 h |

Uno de los puntos que se abordará durante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (Cisns) de esta semana es la universalización de los tratamientos contra la hepatitis C. Al igual que la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, el consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, se mostró a favor de ampliar el tratamiento a todos los pacientes, independientemente del grado de fibrosis. “Habría que tratar a todos los pacientes diagnosticados de forma ordenada”, manifestó durante los Desayunos Socio-Sanitarios que organiza Europa Press.

Pero a pesar de mostrarse favorable, Sáez Aguado advirtió sobre la necesidad de medir el impacto de esta iniciativa en el sistema sanitario. La financiación de los tratamientos ya ha provocado más de un enfrentamiento entre Sanidad y las comunidades autónomas. “El Ministerio nos engañó a todos. Nos dijo que no iba a computar a déficit y al final sí computó”, subrayó.

Financiación, problema crónico

Ante el alto coste de los medicamentos, Sáez Aguado insistió en que “el problema de la financiación es crónico” en el Sistema Nacional de Salud (SNS), cuestión que ya se trató en la última Conferencia de Presidentes con la intención de darle una solución. La causa de este problema ha sido la falta de liderazgo del Ministerio de Sanidad, “que ha tenido un papel débil, aunque se está recuperando ahora”, subrayó.

Las comunidades autónomas siempre encuentran problemas para cuadrar sus cuentas anuales. “Los niveles de gasto de los sistemas autonómicos superan todos los años a los presupuestos con que se dotan, lo que genera más deuda sanitaria”, denunció.

Las dificultades presupuestarias y la debilidad de los diferentes ministerios han obligado a las autonomías a tomar medidas por su cuenta. “Es fácil criticar al entramado autonómico y decir que cada una hace lo que quiere, pero si hemos actuado así es porque era nuestra obligación, mientras que las autoridades estatales han ejercido menos sus competencias”, añadió. Esta fragilidad radica en parte a la facilidad para la sustitución de ministros y consejeros. “En los últimos 30 años hemos tenido 20 ministros de Sanidad. Así es difícil ejercer ese liderazgo”, señaló. Esta situación se repite en las comunidades autónomas: “Esta elevada rotación provoca más debilidad en el sistema”.

Durante su intervención, insistió en que el SNS necesita introducir cambios organizativos. “Nuestro sistema presenta síntomas de fatiga”, advirtió.

Cisns más operativo

Sáez Aguado se mostró favorable a un cambio de funcionamiento en el Cisns. El consejero aplaudió que este órgano vaya a ganar “en capacidad operativa” a partir del próximo 21 de junio. Como novedad, los puntos del orden del día se someterán a votación aunque no serán vinculantes. “Serán de obligado cumplimiento, entre comillas”, explicó.

Una de las cuestiones que se acordó en la Consejo Interterritorial es el de la prescripción, un debate que calificó de “estéril y absurdo”, que parece haber comenzado a solucionarse después del principio de acuerdos entre los consejos de colegios de médicos y consejeros. “Se trata más por un problema entre las cúpulas que entre los profesionales”, ya que “en el día a día de los centros de salud y hospitales no se ha planteado este debate”.

Al mismo tiempo, Sáez Aguado criticó que el SNS también haya “digerido con demasiada lentitud” la incorporación de nuevas profesiones o las nuevas atribuciones de las ya existentes, como en el caso de la prescripción enfermera.

Otro de los aspectos tratados fue la donación del máximo accionista de Inditex, Amancio Ortega, al Sistema Nacional de Salud para la lucha contra el cáncer. Explicó que utilizará estas ayudas para “mejorar el plan de oncología radioterápica”.