J. Ruiz-Tagle El Global | viernes, 03 de marzo de 2017 h |

El medicamento genérico no ha vivido sus mejores tiempos durante la última legislatura. Con la llegada del 16/2012 perdió el diferencial de precio frente a la marca por una discriminación positiva que no llegó a convencer. En otoño de 2015, con la llegada de las enmiendas sanitarias, pudo recuperar la exclusividad de las siglas EFG pero vio cómo desaparecía esa prelación sobre el medicamento original a igualdad de precio. Con este panorama, desde Aeseg se ha repetido en varias ocasiones la necesidad de apostar por los genéricos no sólo por su potencial de ahorro y su papel de modulador del mercado, sino también por su contribución con la economía española.

Cuando este periódico le ha preguntado en más de una ocasión al director general de la patronal, Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, por las medidas que necesitaría el genérico para mejorar su desarrollo, la respuesta más enfatizada siempre ha sido recuperar el diferencial de precios. Esta plegaria ha sido escuchada en el Senado, en concreto por el socialista José Martínez Olmos, quien ha registrado una batería de preguntas al Gobierno para que mueva ficha y defienda al sector. Entre las medidas que desliza Martínez Olmos se encuentra una versión del diferencial de precio: el copago evitable. “¿Tiene previsto el Gobierno rebajar la aportación de los ciudadanos en el copago farmacéutico para los medicamentos genéricos en relación a los medicamentos de marca originales y fomentar así una mayor implicación de la población en el consumo de genéricos?”, pregunta Olmos.

Tras la pregunta, que esconde una iniciativa que no se dará a conocer hasta que el Gobierno fije su posición, subyace la idea de diferenciar el precio las presentaciones de marca y genéricos con la novedad de hacerlo desde la aportación que realiza el usuario. Por ejemplificar con datos numéricos, lo que busca el PSOE es que si un usuario tiene que aportar un 50 por ciento por su tratamiento, aportase algo menos si la dispensación fuese de un genérico. No se trataría del diferencial de precio que había con el Real Decreto 9/2011 pero el efecto es similar.

Junto a esta pregunta, Martínez Olmos ha solicitado al Gobierno que desvele si considera necesario “desarrollar un plan estratégico para el impulso de los genéricos en el SNS para potenciar su uso y ofrecer un panorama de certidumbre al sector industrial que opera en España”. Junto a esta cuestión, el senado socialista también quiere conocer las actividades de formación que ha realizado el Gobierno durante la última legislatura sobre el medicamento genérico para la población en general. Además, Martínez Olmos quiere que el Ejecutivo le detalle “las cuantías presupuestarias que ha dedicado el Gobierno para acciones informativas y campañas institucionales dirigidas a la población general sobre medicamentos genéricos en los años”. Asimismo, el portavoz también quiere conocer lo datos económicos sobre las formación que han recibido los profesionales sobre estos fármacos.