El Global Madrid | viernes, 28 de abril de 2017 h |

Cinfa ha puesto en marcha un nuevo servicio asistencial orientado a implantar con éxito el Sistema Personalizado de Dosificación de medicamentos (SPD) en las farmacias. Medical Dispenser está dirigido en última instancia a mejorar la organización de las tomas de medicamentos en pacientes polimedicados y cuidadores, porque ayuda al farmacéutico en la manipulación y preparación de blísteres. De esta forma, se asegura el adecuado cumplimiento farmacoterapéutico y se da valor a la labor del profesional como experto en SPD.

Con Medical Dispenser, Cinfa es el primer laboratorio que pone a disposición del profesional farmacéutico un servicio integral, diferencial y rentable, con el objetivo de que sea sostenible en el tiempo y teniendo al paciente como eje central. De esta forma, el laboratorio apuesta por revalorizar la labor de dichos profesionales, así como ayudar a las farmacias a diferenciarse y desarrollar su negocio poniendo a su disposición este tipo de nuevos servicios.

Según José Luis Ergui, Responsable del Área Comercial de Cinfa, la esencia de este servicio es “facilitar al farmacéutico la preparación de los blísteres semanales que cada paciente necesita, recibiendo éste su propio envase con toda su medicación en un formato que resulta seguro y fácil de usar para poder seguir el tratamiento completo”.

Medical Dispenser consta de tres elementos que el farmacéutico puede adquirir y gestionar desde su oficina: un dispositivo semiautomático de carga de medicamentos; blísteres personalizables; y el software de gestión, que sirve para manejar la máquina, elaborar los SPD y gestionar el seguimiento. “Se trata de un sistema que abarca todo el proceso desde la fase de implantación en la farmacia hasta la resolución de dificultades, gracias al soporte continuo y presencial de Cinfa”, resume Ergui. En este sentido, el laboratorio ofrece también a las farmacias herramientas y materiales de apoyo enfocadas a dar visibilidad al servicio y orientación en su puesta en marcha.

Para la compañía farmacéutica los beneficios de este nuevo sistema son numerosos. Así, en primer lugar apunta a la seguridad y la limpieza; “el profesional es quien carga los comprimidos directamente del blíster al envase que dará al paciente y el dispositivo cumple los protocolos establecidos de temperatura y humedad para fármacos”.

Además, también aporta rapidez pues, con este dispositivo, el farmacéutico tarda en cargar la medicación de una semana entre 3 y 4 minutos, mientras que de forma manual puede dilatarse hasta 12 minutos. A esto se suma la comodidad porque el paciente recibe todos sus medicamentos en un único envase semanal.

Por otro lado destaca su facilidad de uso. Ese blíster, de forma circular, está señalizado con colores distintos según el día, y marcado con símbolos que diferencian las cuatro tomas diarias. Se puede personalizar con pegatinas e incluso con la foto del paciente.

Todo ello, aporta mejoras en salud, pues la adherencia terapéutica implica una mejor calidad de vida del paciente y es lo que aporta este nuevo servicio. Asímismo, facilita un contacto regular, pues el farmacéutico revisa el tratamiento y aconseja al paciente sobre su salud, y a la vez, cuenta con el apoyo de Cinfa en la implantación presencial del servicio, ayuda técnica o entrega de materiales.

Por último, la compañía apunta al ahorro generado por este servicio. “Además de que el profesional invierte menos tiempo en preparar la medicación de los usuarios, también se trata de un servicio que se rentabiliza en pocos meses”. Y es que, además, el precio recomendado de este servicio para el paciente es tan sólo de cinco euros por semana.