Carlos B. Rodríguez Madrid | viernes, 29 de marzo de 2019 h |

“No se va a autorizar porque nos parece desproporcionado”. La decisión del Gobierno de denegar el aumento de precio del Fortasec, un fármaco desfinanciado, verbalizada por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, en el Consejo de Ministros, ha dejado a la industria en una situación de inseguridad jurídica, según Anefp. La Asociación para el Autocuidado de la Salud mantiene “todas las vías de diálogo abiertas con las autoridades sanitarias para éste y cualquier otro tema”, con el objetivo siempre de encontrar puntos de acuerdo y solución. “Somos consciente del rol que los medicamentos de autocuidado tienen en la sostenibilidad del sistema sanitario y su contribución a que el sistema disponga de recursos para poder cubrir los tratamientos más innovadores para enfermedades graves”, resalta Jaume Pey, director general de Anefp.

La patronal considera que la decisión del Ministerio introduce distorsiones en el mercado de los medicamentos no sujetos a receta médica y no financiados al restringir las opciones de competencia de un medicamento respecto al resto de sus competidores en el mercado. “Genera inseguridad jurídica, porque están basadas en motivos muy generales e inespecíficos. Sería adecuado explicar a qué se refieren cuando hablan de equidad o interés general, ya que, si hablamos de interés general, éstos no son productos únicos, hay muchos más iguales en el mercado, por lo que no hay un problema de accesibilidad”, comenta Pey.

Si la decisión del Ministerio se refiere a la capa de población que no dispone de los recursos suficientes, Anefp recuerda que siempre ha mostrado su compromiso con la búsqueda de soluciones integrales y globales, con todos los agentes políticos y sociales, para que puedan tener cubiertas sus necesidades básicas. “En este sentido de acceso, el gobierno, como ya ha hecho en otras ocasiones, puede financiar medicamentos no financiados para procesos crónicos, etc., pero para el resto de indicaciones del producto en síntomas leves, mantener el precio del fabricante”, añade Pey.

El precio de los desfinanciados

Según Anefp, el análisis del aumento del precio de los medicamentos desfinanciados no puede ser realizado en base solamente al porcentaje de incremento, ya que el precio del que parte es muy bajo, lo que implica, a juicio de la patronal, “que una subida de un 100% no suponga un aumento en valor fuera de toda lógica”.

Según Anefp, los medicamentos sin receta no financiados tienen un precio promedio por debajo de 8 euros. “Para el ciudadano medio y para un medicamento que se utiliza de forma esporádica consideramos que es accesible”, resalta la patronal, que añade que estos medicamentos, desfinanciados en 2012, en su día cuando se fijó su precio por el Ministerio de Sanidad tenían un precio mayor que estos 8 euros, pero con las bajadas de precios y precios de referencia disminuyó su precio, algunos hasta por debajo de los 2 euros. “Lo único que ha hecho el fabricante desde la desfinanciación ha sido recuperar el precio que en su día fijó el Ministerio como un medicamento de reembolso. Algunos incluso no han recuperado su precio inicial, en muchos casos fijado por las autoridades sanitarias en los años 90”, asegura.

Johnson & Johnson, la compañía afectada, asegura que el cambio precio del producto, notificado el 28 de diciembre, refleja su “continua inversión” en calidad, ciencia e innovación. “Fortasec sigue siendo un tratamiento antidiarreico sin receta de confianza para muchos consumidores españoles, existiendo medicamentos similares están disponibles a través del sistema nacional de salud, que aseguran que los pacientes necesitados podrán acceder a tratamientos financiados”, comentan desde la compañía, que aún está valorando los pasos a seguir en relación a este asunto.