El documento, elaborado por el CGCOF, recoge las propuestas del grupo de trabajo de Atención sociosanitaria y Domiciliaria para garantizar una prestación farmacéutica equitativa y de calidad en este tipo de pacientes
| 2017-03-10T14:09:04+01:00 h |

El Pleno del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha dado el visto bueno a un nuevo informe sobre “Asistencia farmacéutica en centros sociosanitarios. Papel de la farmacia comunitaria. Análisis y propuestas”. Se trata de un documento elaborado por el Grupo de Trabajo de Atención Sociosanitaria y Domiciliaria que recoge sus aportaciones fundamentales para asegurar una asistencia farmacéutica de calidad a la población en estos centros. De este modo, se contribuye a la sostenibilidad del sistema sanitario.

El trabajo parte de la idea de que el cambio de modelo sanitario actual, como consecuencia del envejecimiento de la población y el aumento de los enfermos crónicos y pluripatológicos, genera cambios en la arquitectura sanitaria. Unas modificaciones con las que se pretende garantizar la continuidad asistencial, integrar los procesos y mejorar la coordinación.

En este contexto, la red de farmacias constituye una potente estructura de apoyo y de atención personalizada que está dispuesta a prestar servicios de calidad a los mayores. Para ello, se sustentan en valores como la accesibilidad, disponibilidad, profesionalidad y cercanía.

El informe remarca que el conjunto de servicios sociosanitarios tendrá que cubrir una demanda que crece de manera exponencial. “La farmacia comunitaria enfocada a la vertiente asistencial debe desempeñar una labor fundamental en la atención sociosanitaria, como establecimiento sanitario responsable, entre otros aspectos, de la dispensación de medicamentos y productos sanitarios, la información y seguimiento de los tratamientos farmacológicos y el control del uso individualizado de los medicamentos en la comunidad”, tal y como cita textualmente.

En la misma línea, añade que contando con la colaboración de estas farmacias se podrá garantizar plenamente el derecho de los ciudadanos a recibir prestación farmacéutica en condiciones de igualdad en su propio domicilio o en el entorno sociosanitario. Asimismo destaca que las funciones del farmacéutico y el modelo de farmacia favorece el desarrollo de servicios que dan respuesta a las necesidades de estos enfermos.

Además, subraya que la asistencia farmacéutica de centros sociosanitarios con menos de cien camas que no disponga de servicio de farmacia propio podrá contar con depósitos de medicamentos vinculados preferentemente a farmacias comunitarias de la misma área o zona sanitaria en la que se encuentren.

Otro punto importante que refleja el informe es que los servicios profesionales farmacéuticos serán prestados por el farmacéutico titular de la farmacia comunitaria o bajo la responsabilidad de este, por un farmacéutico perteneciente a esta farmacia.

Para finalizar, hace hincapié en que las actuaciones desarrolladas por la farmacia no solo se referirán a la dispensación de medicamentos y de productos sanitarios, sino también a otros servicios de salud pública.


Subraya que la asistencia farmacéutica en centros de menos de cien camas puede contar con depósitos de medicamentos en farmacias comunitarias de su zona sanitaria