Premios Fundamed

Las organizaciones se enfrentan a una creciente demanda por parte de sus diferentes grupos de interés para responsabilizarse de los impactos sociales y medioambientales que se generan como consecuencia de su actividad. A este nuevo escenario de transparencia y rendición de cuentas se le ha unido la interrupción de la Covid-19, que ha puesto de manifiesto la importancia en el desarrollo de relaciones más resilientes y duraderas con los proveedores.

Para hacer frente a estos nuevos desafíos, SIGRE ha estrechado la relación con su cadena de valor, como aliados estratégicos para garantizar su modelo de funcionamiento. SIGRE mantiene con sus proveedores una relación de colaboración basada en la exigencia, la confianza, la transparencia, y la puesta en común de conocimientos, experiencias y capacidades.

Lo anterior ha permitido a SIGRE aprovechar sinergias y oportunidades con sus proveedores, además de identificar y gestionar de manera más eficiente los riesgos asociados, como lo demuestra que durante el Estado de Alarma el servicio prestado por SIGRE ha continuado plenamente operativo con todas las garantías de seguridad.

Compromiso y rigor

SIGRE solo colabora con proveedores comprometidos que conozcan sus expectativas y que puedan adecuarse a las necesidades presentes y futuras de la organización en ámbitos como la ética, el medio ambiente, la calidad, la seguridad y las condiciones laborales. Para trabajar con SIGRE, los proveedores deben pasar un riguroso proceso de homologación en base a criterios de sostenibilidad. Estos proveedores son tanto empresas líderes en sus correspondientes sectores y referentes de la responsabilidad social corporativa en España, como empresas de menor entidad y por tanto más limitadas en este aspecto.

En todo caso, con independencia de su tamaño e intentando ser siempre conscientes de las posibilidades de cada proveedor, SIGRE apuesta de manera decidida por aquéllos que asuman sus compromisos de sostenibilidad. Estos compromisos quedan materializados a través de dos documentos marco que definen esta estrecha y necesaria colaboración: el Código de Conducta para proveedores de SIGRE y su Política de Compras Responsables, que aúnan tanto estrategias de compras de bienes o servicios que priorizan aspectos medioambientales, económicos y sociales como el compromiso mutuo de actuar de manera diligente y responsable.

SIGRE seguirá trabajando en crear valor compartido con sus proveedores, para de esta manera seguir contribuyendo a la construcción de una economía y una sociedad más igualitaria, inclusiva y sostenible, que sea más resiliente frente a las pandemias, el cambio climático y muchos otros desafíos a los que nos enfrentamos en la actualidad.