Premios BiC

Alberto Bueno, CEO de Laboratorios Salvat, acaba de renovar su puesto como presidente de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp). Lo hace en un momento clave para un sector que ha demostrado su compromiso durante los meses más duros de la crisis sanitaria derivada por la COVID-19. Incidir en la prevención y la educación o fomentar la industrialización del país es, bajo su punto de vista, el camino a seguir.

Pregunta. Acaba de renovar su cargo como presidente de Anefp, ¿Qué objetivos se marca en esta nueva etapa al frente de la patronal?
Respuesta. El principal objetivo del sector es continuar dando una buena respuesta frente a la crisis sanitaria. Desde el primer momento nuestro principal objetivo fue garantizar la producción y suministro de medicamentos y productos, evitar desabastecimientos y garantizar el acceso. La respuesta industrial de todas las compañías representadas en Anefp ha sido mantenida y se ha garantizado que los productos, ya sea para tratar la COVID-19 u otras dolencias, llegan a los pacientes. También otro de nuestros objetivos es incrementar la educación sanitaria. El compromiso del sector del autocuidado con la salud de los ciudadanos es seguir colaborando con las autoridades sanitarias promoviendo programas y actividades que contribuyan a la mejor educación de los ciudadanos. En este sentido, recientemente lanzamos la campaña ‘Sé responsable, cuídate’, con el objetivo de intentar que los ciudadanos sean conscientes de la importancia que tiene la responsabilidad individual para controlar la pandemia. Otro de los asuntos importantes tiene que ver con el sello Anefp, con el que seguiremos aportando el aval que garantiza la responsabilidad y veracidad de todos los medicamentos que se publicitan al público. Por último, también está entre nuestros retos el desarrollo de la receta electrónica en todo el territorio español, y que esta incluya a todos los medicamentos de autocuidado.

P. En esta crisis sanitaria se ha podido apreciar la importancia del cuidado de la salud. ¿Espera que esta pandemia se traduzca en más estrategias que fomenten la prevención y el autocuidado de la salud?
R. La pandemia de la COVID-19 ha aumentado la concienciación sobre la importancia que tiene el autocuidado en la prevención, lo que sitúa al sector en la primera línea para el control de la pandemia. Hay que tener en cuenta que ha estado muy implicado en los productos de primera necesidad, como mascarillas, geles hidroalcoholicos o productos para el tratamiento de la sintomatología de esta enfermedad. Los hábitos en la utilización de los productos de autocuidado han venido para quedarse, y esta situación ha puesto de relieve el valor preventivo de los productos de autocuidado. Pero también ha puesto sobre la mesa la importancia de otras demandas como las referidas al tema de la formación o la información sanitaria. Aquí el entorno digital es muy importante, y tenemos un gran reto para proporcionar formación e información al ciudadano.

“España debe apostrar por las ayudas y las subvenciones para potenciar el desarrollo industrial”

P. Durante los peores meses de la crisis sanitaria las compañías del sector se volcaron para aumentar o reorientar su producción a productos básicos para hacer frente a la COVID-19, ¿Muestra esto el valor de la industria afincada en España?
R. Creemos que sí y que, de alguna manera, ha generado una concienciación importante en el ciudadano. Se ha demostrado el valor que aportan las compañías afincadas en España, que han posibilitado el suministro desde el inicio de la crisis sanitaria. Esta garantía depende de la capacidad de cada país de disponer de compañías solidas con producción suficiente para que no se tenga que depender de producciones externas. Hay que poner especial énfasis en la necesidad de apoyar a las plantas locales y reconocer el valor de estas, porque garantizan el suministro y suponen un motor de crecimiento económico.

Alberto Bueno acaba de renovar su cargo como presidente de Anefp.

P. ¿Espera que este esfuerzo compartido se vea reflejado en una nueva estrategia industrial en España, donde se reconozca el papel de la industria farmacéutica?
R. Esperemos que sea así. Creo que las autoridades han puesto en valor la importancia de tener una estrategia industrial en España. Pero lo que requerimos es poder disponer de subvenciones, no solo de créditos con condiciones favorables. Porque lo que genera la posibilidad de hacer inversiones industriales importantes es disponer de ayudas e inversiones para potenciar el desarrollo industrial. Subvenciones que no solo deben venir de presupuestos locales, sino también del soporte de la Comunidad Económica Europea, y estos tendrán que ser negociados por las autoridades de nuestro país. Es un buen momento para conseguir estas subvenciones y fortalecer el tejido industrial.

P. La crisis económica derivada de la sanitaria hace vislumbrar años difíciles en el país. ¿Temen que esta crisis se traduzca en más recortes en materia sanitaria?
R. Tras años de recortes sanitarios la pandemia ha venido a recordarnos la importancia de disponer de un sistema sanitario robusto. Ahora existe una apuesta clara por reforzar el SNS y esto solo se puede conseguir con políticas de inversión. Como presidente de Anefp he de recordar que el autocuidad es un área que ofrece un soporte esencial para liberar recursos del sistema sanitario. La prevención ayuda a prevenir dolencias mayores y, por tanto, aporta ahorros al sistema.

“El sector de autocuidado se ha situado en la primera línea para el control de la pandemia”

P. ¿Cómo esperan que se comporte el mercado de Consumer Health a corto y medio plazo?
R. En el primer trimestre del año vimos un crecimiento bastante importante, producido por la necesidad de suministro de productos directamente relacionados con la protección frente a la COVID-19. A partir de abril este crecimiento ha disminuido y, a partir de ese momento vemos como el mercado se está manteniendo en los mismos niveles del año anterior. Si analizamos por productos hay tendencias diferentes. Los relacionados con la COVID-19 siguen con crecimientos importantes y, por el contra, los productos para tratamiento agudo se están viendo afectados en sentido negativo. Creemos queen la medida que se produzca una mayor normalización de la funcionalidad de la farmacia permitirá mucha más normalización del sistema.

P. La farmacia demanda un papel más activo en el SNS. ¿Comparte esta postura?
R. Desde Anefp consideramos que se debe aprovechar. Y no solo las farmacias, sino el resto de profesionales sanitarios. Un mejor aprovechamiento de la capacidad de los profesionales sanitarias se traducirá en un mayor beneficio para los ciudadanos y la sostenibilidad del SNS. Creo que la administración y la farmacia deben trabajar juntos, desarrollando acciones que puedan repercutir en la mejora de la salud de los ciudadanos. Es el camino para fomentar la educación sanitaria, que es uno de nuestros objetivos. Consideramos que plantear nuevas competencias y servicios para los profesionales farmacéuticos está justificado. Son personas formadas, con capacidad y conocimiento y con una red amplísima, que contribuiría a un optimo aprovechamiento de los recursos disponibles.