Premios BiC 2020

El Declive Celular Asociado a la Edad (D.C.A.E.) ha permitido determinar mecanismos que influyen en el proceso de envejecimiento a nivel nutricional y de disfunción de la respuesta inmunológica, sarcopenia o pérdida de masa muscular, entre otras. Se trata de un daño oxidativo asociado al envejecimiento que actúa a nivel celular y que está relacionado con el sistema inmunológico y los procesos metabólicos especialmente a partir de los 50 años.

Una de las mayores preocupaciones del consumidor es reforzar las defensas. Por ello, Nestlé Health Science da un paso adelante y presenta un concepto “pionero en nutrición”: la nutrición celular, bajo la marca CELLTRIENT.

El objetivo de esta propuesta es nutrir los procesos celulares relacionados con D.C.A.E y “potenciar la capacidad natural del organismo para su protección y renovación”, para apoyar un proceso de envejecimiento más saludable.

En esta línea, Nestlé Health Science ha desarollado MERITENE INMUNO con una fórmula con una fórmula pionera e innovadora que contiene nutrientes celulares para la protección del sistema inmune y de las células. Con GlyNAC, una combinación exclusiva de Glicina y Cisteína, y vitaminas y minerales que actúan sobre el sistema inmunitario (Vitamina C, Zinc y Selenio) y ofrecen protección celular frente al daño oxidativo incluyendo  las células inmunes (Vitamina B2, Vitamina E y Selenio). Sin azúcares, sin lactosa y sin gluten.  

El lanzamiento de este producto se basa en la necesidad de dar una respuesta para mantener un estado nutricional equilibrado incluyendo niveles adecuados de nutrientes para las defensas naturales del cuerpo que favorecen la función inmunitaria.

Para ello, la investigación se ha dirigido hacia una formulación con nutrientes celulares que apoyan el sistema inmune y la protección celular, especialmente dirigida a personas mayores de 50 años.

Nutrientes celulares, básicos para el equilibrio del sistema inmune y la salud celular

El sistema inmune está formado por una red muy compleja de células y moléculas diferentes que están  interconectadas entre sí.

Un funcionamiento celular saludable contribuye a regular la respuesta inmunitaria  y mantener los procesos de inflamación bajo control.

Con la edad, la respuesta inmune es menos eficiente  y aumenta la posibilidad de contraer enfermedades infecciosas y existe una mayor dificultad en la recuperación. 

Este proceso deriva en una acumulación de radicales libres en las células, debidos a causas internas y externas que provocan daño oxidativo en proteínas, lípidos, ADN y otras biomoléculas acelerando el proceso de deterioro  y “envejecimiento” celular.  

El antioxidante natural principal del cuerpo humano es el Glutatión, formado por varios aminoácidos y, entre  ellos, la Glicina y la Cisteína, y cuya función se desarrolla dentro de las células. Es clave en el metabolismo  energético y oxidativo de la célula y, además, ayuda a otros oxidantes (Vitamina C) a desarrollar sus funciones.  

Con la edad, se reduce la capacidad de las células para sintetizar Glutatión y su déficit conlleva un  acúmulo de radicales con lo que las células están altamente expuestas al daño oxidativo y, en consecuencia,  deriva en estrés oxidativo y en una aceleración del envejecimiento celular.  

Esta situación puede ocurrir en personas especialmente a partir de los 50 años expuestos a agentes externos (contaminación, rayos UV), a agentes tóxicos (tabaco, alcohol, polimedicación) o con enfermedades crónicas  (obesidad, diabetes, estrés, VIH, inflamación, infección).  

Una dieta equilibrada y ejercicio pueden no ser suficientes para protegerse frente a la disminución de los niveles  de Glutatión. 


Noticias relacionadas: