Monitorización remota
E.C. Madrid | viernes, 23 de junio de 2017 h |

Durante la Jornada formativa del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (Dermocofm), el laboratorio La Roche-Posay se encargó de exponer la importancia del cuidado de la piel en pacientes oncológicos.

“Con la Dermocosmética se pueden aliviar los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos, sobre todo en la piel”, advertía Ana Rasilla, farmacéutica del departamento de Formación del laboratorio francés, quien hacía referencia a la quimioterapia, las terapias dirigidas o la radioterapia, ya que todas ellas suponen un grave impacto sobre la piel de los enfermos.

“Ante un paciente oncológico, los productos cosméticos que utilizamos son simples porque les queremos poner las cosas fáciles. El tratamiento adecuado pasaría por cuatro fases: una higiene suave y adecuada, la hidratación y reparación, la fundamental fotoprotección y un maquillaje corrector”, enumeraba Rasilla.

Estos pasos son imprescindibles para luchar contra los estragos de la enfermedad y su posible afectación psicológica.

“Si no tiene la piel en buen estado, el paciente es más consciente de su enfermedad y afecta a su autoestima y relaciones sociales. Es importante la dermocosmética para mejorar la calidad del paciente”, destacaba la responsable de Formación del laboratorio dermatológico.

Para ello, La Roche-Posay apuesta por un maquillaje sencillo que dote a la cara de expresividad y vida y que disimule el tono más apagado que tienen los pacientes oncológicos. A través de su línea de productos, durante la sesión de maquillaje corrector que se realizó, al mismo tiempo que la ponencia, se de”mostró que la cosmética puede hacer frente a la ausencia de pestañas, dar línea de expresividad a la cara y aportar volumen al rostro.

“El maquillaje es todo, te aísla de la enfermedad”, pronunciaba durante un vídeo una afectada de cáncer.

A modo de conclusión, desde La Roche-Posay indicaban que los cuidados dermocosméticos refuerzan la barrera cutánea y su homeostasia, reducen el impacto de la toxicidad cutánea, disminuyen los efectos secundarios, aumentan la calidad de vida y mejoran la adherencia a las terapias.