EDITORIAL

br

| viernes, 15 de junio de 2018 h |

En 1978, la película El cazador hizo historia en la gala de los Oscar y Grease se estrenó sin ser consciente de que iba a hacer historia; Juan Marsé ganó el Premio Planeta y Werner Arber, Daniel Nathans y Hamilton O. Smith recibieron el Premio Nobel en la categoría de Medicina. Hace 40 años, la Organización Mundial de la Salud declaró oficialmente la erradicación de la viruela. Fue el año en el que Argentina logró su primera Copa Mundial de Fútbol al vencer a los Países Bajos por 3-1 y en el que el Barcelona se proclamó campeón de la copa del Rey de Baloncesto. En Roma, tuvo lugar el cónclave para elegir un nuevo pontífice tras la muerte del papa Pablo VI y el cardenal Albino Luciani fue elegido papa con el nombre de Juan Pablo I; en Estados Unidos se publicó la primera historieta de Garfield y en España nació la Asociación Nacional de Especialidades Farmacéuticas Publicitarias. Anefp cumple 40 años, y es sin duda una efeméride digna de elogio, aunque no forme parte de la entrada correspondiente a este año en la Wikipedia.

Los que han hecho y hacen Anefp llevan haciendo Salud, con mayúsculas, desde hace 40 años. Cuatro décadas de representatividad ejercida desde la profesionalidad, la responsabilidad y el diálogo… Cuatro décadas promoviendo el autocuidado responsable para mantener el bienestar diario como el instrumento adecuado para prevenir enfermedades, hacer frente a los problemas leves de salud y fomentar hábitos de vida saludable. Por si alguien tenía alguna duda, este objetivo quedó identificado con esta institución, tras el cambio de su leyenda, sustituida en el año 1998 con motivo de su veinte aniversario, cuando pasó a denominarse Asociación para el Autocuidado de la Salud, ampliando de esta manera su ámbito de actuación a medicamentos y productos de autocuidado.

Haría falta como mínimo un año entero de suplementos de Autocuidado para reflejar todo lo que Anefp ha conseguido a lo largo de su historia. Valgan las páginas de este número como un pequeño reconocimiento a su labor. Eso sí, desde aquí animamos a todos los interesados en el campo del autocuidado, o al menos a aquellos de espíritu curioso, a seguir con asiduidad los mensajes publicados en Twitter bajo el hashtag #anefp40años, donde más allá de consejos saludables para la población, Anefp está recordando su historia, convirtiéndola de paso en memoria virtual.

Al hacer repaso, resulta curioso pensar cómo el sector ha evolucionado en ciertos aspectos tanto como se ha inmovilizado en otros. Muestra de la primera parte de esta frase ha sido la celebración del 54º encuentro anual de la Asociación Europea de la Industria del Autocuidado, celebrado bajo el lema ‘Connecting the smart consumer’, y en el que Anefp ha participado. Allí se han puesto de manifiesto los retos tecnológicos que el sector tiene por delante: el impacto del e-commerce y de la revolución digital; los avances tecnológicos; las aplicaciones de la Inteligencia Artificial en la forma en que los ciudadanos interactúan con sus dispositivos para monitorizar su salud…

En el otro lado de la balanza siguen cuestiones relativas a plazos de aprobación, regulaciones proporcionales; disponibilidad de los productos… Demandas que van camino de convertirse en históricas, vinculadas a mensajes que nunca pasarán de moda. Tocará seguir hablando del papel del autocuidado en la sostenibilidad de los sistemas públicos de salud, del marco legal, de las nuevas tendencias, todo ello en un nuevo marco institucional. Anefp, como el resto de patronales del sector, espera cita con la nueva ministra de Sanidad, pero a la luz de sus primeras declaraciones hay motivos para ser optimista. Montón habla del paciente empoderado, y no puede haber empoderamiento sin un correcto autocuidado.