J.V. Madrid | viernes, 27 de septiembre de 2019 h |

La enfermedad de Crohn es una patología que afecta al sistema digestivo y cuya incidencia se ha triplicado en los últimos años. Aunque puede afectar a personas de cualquier edad, un 25 por ciento de los casos se detectan en la infancia y en la adolescencia. El jefe de la Sección de Gastroenterología y Nutrición Infantil del Hospital Regional Universitario de Málaga, Victor Manuel Navas-López, habla con GM, con el apoyo de NESTLÉ HEALTH SCIENCE, sobre el abordaje actual del niño y adolescente con Enfermedad de Crohn.

Pregunta. ¿Cuáles son los datos de prevalencia de la enfermedad?

Respuesta. La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica cuya incidencia se ha visto incrementada en los últimos años. En nuestro país se estima una incidencia global de 1,7 casos por 100.000 habitantes menores de 18 años. Estamos asistiendo a un incremento mayor de casos de enfermedad inflamatoria intestinal en pacientes menores de seis años.

P. ¿Cómo afecta al paciente y a su entorno familiar?

R. Desde el primer momento se ve afectada negativamente la vida del paciente y de su familia. Es difícil asimilar un diagnóstico de estas características en una etapa tan importante de nuestra vida, máxime cuando en ocasiones, no somos capaces de proporcionar un pronóstico de la evolución de la enfermedad.

P. ¿Qué tratamiento farmacológico requiere el paciente?

R. Varía según el caso, las opciones terapéuticas van desde fármacos inmunosupresores a fármacos biológicos (administrados por vía intravenosa o subcutánea) y en casos seleccionados cirugía.

P. ¿Qué papel juegan los factores de riesgo en esta patología?

R. Hay tres factores condicionantes fundamentales. Uno es el condicionante genético, otro la microbiota y por último, los factores medioambientales que pueden estar implicados e interrelacionados. ¿Qué papel juega cada uno? No está muy claro. Quizás en los más pequeños sea más relevante el componente genético y en los pacientes más mayores sea un componente más multifactorial donde influye la microbiota y los factores medioambientales.

P. ¿Cuáles son las evidencias que existen en la alimentación de los pacientes con enfermedad de Crohn?

R. La dieta tiene un papel fundamental en la patogenia y en el tratamiento de la enfermedad de Crohn. El desarrollo de la nutrición enteral discurre paralelo a la carrera espacial. Es a finales de los años 60 cuando la ‘dieta del espacio’ se prueba con éxito en el primer paciente con enfermedad de Crohn. En la década de los 80 aparecen los primeros ensayos clínicos que ponen de manifiesto el efecto beneficioso de la nutrición enteral exclusiva. Actualmente, para inducir la remisión, se administran durante 8-12 semanas una fórmula polimérica a base de proteínas de origen animal, grasas de origen vegetal y otros micro y macronutrientes. Aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes remiten con esta modalidad terapéutica, carente de efectos secundarios.

P. ¿De qué soluciones nutricionales dispone el colectivo médico?

R. A principio de esta década se comenzó a trabajar en una dieta, a base de alimentos naturales y cotidianos, sin gluten ni grasas de origen animal, que remedase los efectos beneficiosos de la nutrición enteral exclusiva. Después de varios años de trabajo un grupo israelí ha publicado, en una prestigiosa revista científica, los primeros resultados favorables de la denominada Dieta de Exclusión de la Enfermedad de Crohn.

P. ¿Necesitan los pacientes algún tipo de suplemento nutricional?

R. Depende de cada caso. A veces tienen que tomar hierro y algún suplemento vitamínico, pero básicamente con la dieta es suficiente para inducir a la remisión. Durante la fase de mantenimiento además de las recomendaciones dietéticas proporcionadas por nuestra dietista nutricionista es conveniente la suplementación nutricional con fórmula polimérica, unos 500 miligramos al día.

P. ¿En qué consiste la iniciativa Aula de la Naturaleza?

Es un proyecto de hace seis años que celebra unas jornadas de convivencia en la naturaleza durante un fin de semana. En ellas participan familias con niños con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) para convivir durante unos días con dietistas-nutricionistas, enfermeras y psicólogas. Tenemos una parte formativa donde ayudamos a los padres y a los niños a entender aspectos de su enfermedad y después una parte lúdica donde se practican deportes acuáticos, tirolina, escalada etc. Estos días, vividos de forma intensa, sirven para que los niños se sientan niños, para que puedan compartir con otros sus miedos, experiencias, trucos y demás aspectos. Para los padres es una experiencia única de la que salen reforzados y que les permite conocer a otras familias e interactuar con el equipo de profesionales que de forma desinteresada acuden el fin de semana.

“Es dificil asimilar un diagnóstico de este tipo en una etapa tan importante de nuestra vida”

“Es a finales de los años 60 cuando la ‘dieta del espacio’ se prueba con éxito en enfermedad de Crohn”

“Aulas de la Naturaleza son unas jornadas de convivivencia durante un fin de semana”