Un sector estratégico para la reactivación de España

Farmaindustria destaca el valor de la industria farmacéutica para la recuperación económica del país.

108

Por Humberto Arnés, Director general de Farmaindustria

La crisis sanitaria y económica provocada por la Covid-19 y la experiencia de la lucha contra la pandemia han mostrado el valor del medicamento, de la innovación y de la industria que los hace posibles. Hemos visto claro que no hay economía sin salud, como tampoco hay salud sin medicamentos y medicamentos sin investigación. Y hemos visto también hasta qué punto no cabe considerar la sanidad como un gasto, sino como una inversión muy rentable para la sociedad. Sobre esta base debemos analizar las necesidades financieras y el esfuerzo que la sociedad está dispuesta a hacer en el sistema de salud.
La otra gran lección es la importancia que tiene contar con sectores radicados en nuestro país con capacidad productiva para poder reaccionar ante una emergencia sanitaria. Un ejemplo ha sido comprobar en este duro 2020 cómo algunos de los medicamentos esenciales para tratar a la avalancha de pacientes de coronavirus han dejado de fabricarse en Europa y se importan de países asiáticos por sus menores costes. Las autoridades públicas son conscientes de que esta dependencia externa no es deseable en un ámbito tan delicado como el del medicamento y que el farmacéutico es de esos sectores clave que deben ser potenciados para garantizar una producción local de bienes con los que poder reaccionar ante cualquier crisis.
La industria biofarmacéutica en España ha respondido bien a la emergencia, anteponiendo su compromiso social en un momento tan grave de crisis. Ha contribuido a la carrera global por encontrar cuanto antes tratamientos y vacunas contra la Covid-19, hasta el punto de ser el primer país de Europa en número de ensayos clínicos. Ha movilizado al máximo sus plantas de producción para que no faltaran medicamentos en los momentos más complicados. Y ha puesto a disposición del sistema sanitario y otras organizaciones sociales todo tipo de ayudas, desde económicas hasta profesionales voluntarios, para contribuir a atender las muchas necesidades provocadas por la crisis.

Las compañías de Farmaindustria están preparadas para colaborar con la Administración para, con una estrategia de país adecuada, contribuir al crecimiento de España

La llegada progresiva de las vacunas (en menos de uno año ya tenemos las primeras, lo que es un hito sin precedentes, merced a la cooperación estrecha de la industria con la comunidad científica) nos permitirá dejar atrás poco a poco la pandemia. Y nos toca trabajar en el doble reto de prepararnos para futuros desafíos sanitarios y reactivar la economía. La industria farmacéutica es parte de la solución. Las compañías de Farmaindustria están preparadas para colaborar con la Administración para, con una estrategia de país adecuada, contribuir al crecimiento de España, tanto por la vía de potenciar la investigación como por la de recuperar producción de medicamentos esenciales.
En este sentido, desde Farmaindustria hemos presentado al Gobierno la Manifestación de Interés de un proyecto llamado Medicamentos Esenciales y Capacidades Industriales Estratégicas para la cadena de valor de la Industria Farmacéutica Innovadora en España, que se enmarca dentro del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial del Ministerio de Industria. Los objetivos del proyecto son dos: por un lado, aumentar las capacidades estratégicas de fabricación para disponer de mayores garantías en el abastecimiento de medicamentos estratégicos para nuestro país, y, por otro, liderar la transformación de la industria en España a través de su mayor capacitación en conocimiento, tecnología, digitalización y fabricación, mejorando su capacidad productiva y competitividad frente a competidores internacionales.

Desde Farmaindustria hemos presentado al Gobierno la Manifestación de Interés de un proyecto llamado Medicamentos Esenciales y Capacidades Industriales Estratégicas para la cadena de valor de la Industria Farmacéutica Innovadora en España

La iniciativa ha reunido ya a catorce laboratorios nacionales y multinacionales pertenecientes a Farmaindustria y a 21 empresas auxiliares, y cuenta con el respaldo de Afaquim, en representación de los fabricantes de principios activos, y de universidades.
El efecto tractor del proyecto ante el desafío de la reactivación económica y social es muy significativo, por el impacto en el crecimiento y consolidación de compañías farmacéuticas estratégicas para nuestro país que fabrican medicamentos y por la repercusión en materia de empleo y exportación. La iniciativa, que aspira a ser uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) que apruebe en su momento el Consejo de Ministros, supone una primera inversión del sector cercana a los 500 millones de euros, que podrían duplicarse una vez se publiquen las convocatorias específicas y más compañías se sumen.

Proyectos como éste prueban el sólido compromiso de la industria con nuestro país. Los informes a corto y medio plazo indican que España necesita de la colaboración de sectores que ayuden a impulsar la economía y transformar nuestro modelo productivo para salir cuanto antes de la grave situación económica y social que atravesaremos una vez esté bajo control la crisis sanitaria. Y la industria farmacéutica está preparada para ser uno de ellos. Estos fundamentos son muy importantes si se considera que, junto a la transición ecológica y la digitalización, la investigación biomédica, por su impacto en la salud, se va a constituir como uno de los ejes que van a definir el futuro inmediato de la sociedad. En este nuevo escenario, el medicamento es el instrumento clave en la ganancia de esperanza y calidad de vida en las sociedades modernas.
Por eso, nuestro país tiene en la industria farmacéutica y la investigación una gran oportunidad. Trabajemos juntos en una estrategia adecuada para no desaprovecharla y seguir creciendo.