Un antes y un después para la medicina preventiva, por Julio García Comesaña

Por Julio García Comesaña, conselleiro de Sanidade de la Xunta de Galicia

314

La gestión de la pandemia ha supuesto un antes y un después en lo que se refiere a la visibilización de la medicina preventiva y a la salud pública. Galicia ha tenido un papel relevante en la gestión de casos y contactos de la población general, así como en la gestión de los equipos COVID y de soporte a los equipos de vacunación, liderando buena parte del proceso.

Además de evidenciarse la importancia de la salud pública, también se confirmó la necesidad de una actuación coordinada entre los distintos actores que dirigen la toma de decisiones. Esa labor coordinada se ve reforzada con la futura creación del Centro Gallego de Control y Prevención de Enfermedades, anunciado a finales del 2022, y que aportará excelencia en los trabajos de vigilancia epidemiológica. Permitirá la retención y captación de talento, a través de nuevas fórmulas de provisión de personal y contribuirá a la creación de conocimiento, con el estudio de brotes.

A pesar de que las acciones en materia sanitaria estuvieron ligadas a la pandemia, Galicia siguió muy pendiente de Europa, trabajando para estar en consonancia con la nueva Recomendación que abre la puerta a desarrollar programas de detección precoz de cánceres como los de pulmón o próstata. En el 2022 se presentó la Estrategia Gallega de Gestión del Cáncer, alineada con el Plan Europeo.

La idea del Gobierno gallego es extender los programas de cribado y aumentar la participación. Para ello se han aprobado unos presupuestos que incrementan la partida para cribados, fundamentalmente para afrontar la extensión a toda Galicia del de cáncer de cérvix y que en 2023 llegará al 100 % de la población.

La comunidad gallega inició el cribado de cáncer colorrectal en 2013 y alcanzó el 100 % de cobertura en 2019. Desde su puesta en marcha se han realizado tests a más de medio millón de gallegos y se han detectado más de 1.500 cánceres en estados iniciales.

El Programa Gallego de Cribado de Cáncer Mama, que acaba de celebrar su 30º aniversario, alcanza unos niveles que rozan el 80 % cada año. Se han superado los 3 millones de exploraciones y se han detectado de forma precoz más de 10.000 cánceres. En 2022 se hizo una importante inversión en la renovación de cuatro de los mamógrafos de este programa, incorporando nuevos equipos dotados de tecnología 3D.

“A pesar de que las acciones estuvieron ligadas a la pandemia, Galicia siguió trabajando para estar en consonancia con lo recomendado por la UE para desarrollar programas de detección precoz de cánceres como los de pulmón o próstata”

Pero no se puede hacer balance del trabajo realizado sin abordar los retos que comporta el 2023. Unos retos que, en el caso gallego, pasan por reducir las listas de espera, aprovechando al máximo los recursos existentes en el Servicio Gallego de Salud, con la meta de superar los registros de antes de la pandemia.

Para conseguirlo, se prevé la puesta en marcha de un programa de maximización de la actividad asistencial. Por ese motivo, se seguirá trabajando con la imagen del Sergas como un hospital único, optimizando la capacidad de los hospitales comarcales y agilizando a través de ellos las intervenciones de pacientes de otros centros.

Todo ello a través de un plan que engloba objetivos muy concretos como la atención de la cronicidad. En atención primaria se citarán de forma proactiva a pacientes con patologías crónicas y pluripatológicos que no hubieran sido revisados en los últimos 6 meses. Se programarán más de 85.000 consultas de atención primaria y 13.000 consultas adicionales en hospitales.

Con la implantación de la Central de Imagen Médica se prevé la realización de 120.000 informes adicionales de pruebas diagnósticas. El Programa de intensificación de la actividad asistencial también prevé más de 4.000 intervenciones adicionales en los hospitales comarcales en jornada extraordinaria. Del mismo modo, se calculan cerca de 600 cirugías y más de 6.000 consultas dirigidas a mayores de 90 años.

La suma de factores que se da en la sanidad pública gallega, excelentes profesionales y tecnología puntera, contribuye a que la consecución de estos retos esté cada día más cerca. Galicia no solo seguirá dando respuesta a las áreas de diagnóstico y tratamiento, sino también a las relativas a la prevención, investigación, planificación y gestión.