Retos de 2023 para la Sefap, por José Manuel Paredero

Tribuna por José Manuel Paredero, presidente de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap)

212

Desde la Sefap estamos seguros de que 2023 va a ser un año intenso, dado que están pendientes cambios normativos relevantes que nos pueden afectar en nuestro trabajo (nueva normativa de publicidad de medicamentos, nuevo real decreto de productos sanitarios, etc.).

También tenemos mucho interés en la modificación del Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, cuya actualización está en marcha y donde esperamos que se dé cobertura legal a muchas de las funciones incluidas en nuestra cartera de servicios que ya se vienen realizando en varios Servicios de Salud.

Esta actualización legislativa debería avanzar en funciones tan importantes como la optimización del tratamiento en pacientes crónicos, pluripatológicos y polimedicados. Los farmacéuticos de atención primaria están capacitados para el seguimiento y control del tratamiento y monitorización de los resultados en salud. De hecho, son muchos los Servicios de Salud donde están consolidadas funciones de los FAP como la revisión de la medicación en las personas usuarias de su ámbito para detectar o prevenir eventos adversos, garantizar la adecuación terapéutica y mejorar la adherencia al tratamiento. Ello contribuye, en el entorno de un equipo multidisciplinar, a que las personas usuarias obtengan el mejor resultado en salud derivado de la utilización de medicamentos, algo que ya se recoge en el Marco estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria publicado por el Ministerio de Sanidad en 2019.

Teniendo en cuenta las dificultades de sobrecarga asistencial que vive actualmente la Atención Primaria, sería sensato, incluso, que en determinadas situaciones justificadas se plantease la posibilidad de que el FAP pudiese prolongar un tratamiento crónico ya instaurado. Esto no supone una novedad, ya que se está haciendo en numerosos países de nuestro entorno y en varias comunidades autónomas desde el inicio de la pandemia.

“Debe existir coordinación e información asistencial y profesional compartida entre los diferentes recursos asistenciales, los sistemas de comunicación e información disponibles en el marco de la receta electrónica deben ser potenciados»

José Manuel Paredero, presidente de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap)

Para realizar adecuadamente estas funciones es necesario alcanzar un conocimiento adecuado. La ausencia de una formación especializada reglada para los FAP ha hecho que muchas de nuestras funciones se lleven a cabo de manera desigual y heterogénea en el Sistema Nacional de Salud. Entendemos que esto supone un problema de inequidad que debería subsanarse cuanto antes.

El Real Decreto 589/2022, de 19 de julio, por el que se regulan la formación transversal de las especialidades en Ciencias de la Salud, el procedimiento y criterios para la propuesta de un nuevo título de especialista en Ciencias de la Salud o diploma de área de capacitación específica, y la revisión de los establecidos, describe el procedimiento a seguir para poder alcanzar esta formación. Nuestro objetivo es retomar y actualizar los trabajos para establecer una especialidad conjunta que pueda abarcar a la farmacia de atención primaria y a la farmacia de hospital, tal como estaba previsto con el anulado Real Decreto 639/2014, de 25 de julio, por el que se regula la troncalidad y que se mantiene como objetivo en el citado Marco estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria.

Ello debe permitir el reconocimiento de la especialidad para los farmacéuticos que están trabajando en atención primaria, tal como se ha hecho en otras especialidades, a través de un acceso voluntario a la especialidad, debidamente reglado de manera transitoria. Para nosotros es un requisito irrenunciable.

Relacionado con todo lo anterior, sobre todo con la homogeneidad de los servicios del FAP en todo el SNS, vamos a trabajar para que las estructuras de gestión de atención primaria dispongan de Servicios o Unidades de Farmacia de Atención Primaria allí donde aún no existen, tal como se expone en el artículo 83 el Real Decreto Legislativo 1/2015 de 24 de julio, y donde se realicen todas las funciones que encomienda este artículo.

La apuesta que hacen numerosas comunidades autónomas por los FAP y los resultados que están obteniendo en los correspondientes Servicios de Salud, como por ejemplo en Andalucía, Galicia, Madrid, Cataluña, entre otros, debe ser la referencia para poder homogenizar nuestra actividad profesional, con una vertiente más asistencial y cercana a los pacientes. Por ese motivo, entre nuestros objetivos también está seguir aportando documentos de trabajo de utilidad, y seguir ofreciendo formación de calidad que permita a los FAP afrontar los retos de su trabajo. Para completar esta oferta formativa, estamos trabajando para desarrollar un máster clínico propio de la SEFAP, que dé respuesta a estas necesidades de formación en este periodo transitorio, mientras se desarrolla nuestra especialidad.  Esperamos poder cumplir en 2023 con todos estos retos.