Lo que el COVID nos ha enseñado para mejorar nuestro sistema sanitario

Por Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

239

Por Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Vivimos el desafío sanitario, económico y social más exigente al que se ha enfrentado nuestra generación. Una lucha sin cuartel contra un virus del que apenas sabíamos nada hace solo un año y que ha sido capaz de alterar nuestro escenario vital.

Nadie estaba preparado para una pandemia que ha golpeado, y sigue golpeando, de forma brusca nuestro sistema sanitario. Si bien, lejos de derribarlo, ha hecho visible su fortaleza y, sobre todo, su capacidad para adaptarse a un nuevo escenario, reorientando todo su potencial para dar una respuesta asistencial, hasta ese momento, impensable.

Y, desde aquellos primeros días de marzo, en los que la Comunidad de Madrid dio la voz de alarma sobre lo que estaba ocurriendo con el coronavirus, la sanidad de la región se transformó en un tiempo récord y de una forma inimaginable (y admirable).

En pocas semanas, con el formidable compromiso de los profesionales, duplicamos el número de camas hospitalarias, triplicamos los puestos UCI y reforzamos el sistema con más de 10.000 sanitarios. Además, aseguramos un corredor internacional que posibilitó la llegada de cerca de 1.200 toneladas de equipamiento tecnológico y material de protección sanitaria. Al tiempo que unimos, de forma histórica, a la sanidad pública y a la privada, trabajando bajo un mando único. A todo ello se suma que creamos recursos hasta entonces impensables como los hoteles medicalizados. O como el Hospital de Ifema. Un hito en lo que ha sido la mayor movilización de recursos de la historia de la sanidad pública madrileña, ya que en solo 48 horas pasó de ser un recinto ferial a un centro sanitario especializado en pacientes Covid.

Hechos como éste evidencian que la pandemia ha sacado lo mejor de nuestra Sanidad. Ha demostrado su inmensa robustez, y la gran vocación de unos profesionales que llevan meses dando lo mejor de ellos, evidenciando un compromiso asistencial y humano extraordinario, que explica por qué nuestro sistema es uno de los mejores del mundo.

A día de hoy, y debido a que este virus no da tregua, el Gobierno de la Comunidad de Madrid sigue luchando contra esta pandemia como siempre lo ha hecho: de forma responsable, movilizando todos los recursos disponibles; y creando aquellos que son necesarios en cada momento. Contando siempre con el criterio científico de los expertos. Y, todo ello, enmarcado en una estrategia pilotada en base a tres principios claros: incremento constante de nuestra capacidad diagnóstica; continuar realizando un mayor seguimiento de los casos; y garantizando una mayor capacidad asistencial.

En este sentido quiero destacar la construcción y puesta en marcha del Hospital Enfermera Isabel Zendal. Un centro a disposición del resto de hospitales para asistir a pacientes Covid, liberando así puestos de Urgencias y camas. Y, en este escaso tiempo, ha demostrado que está cumpliendo el objetivo para el que se diseñó, es decir, agrupar a estos pacientes, ofreciéndoles espacios abiertos y amplios que permiten su movilidad, con ventilación y renovación de aire cada 5 minutos.

“El Gobierno de la Comunidad de Madrid sigue luchando contra esta pandemia como siempre lo ha hecho: de forma responsable, movilizando todos los recursos disponibles; y creando aquellos que son necesarios en cada momento

Al incremento de la capacidad diagnóstica y asistencial se une otro aspecto fundamental en el devenir de la pandemia, como es la estrategia de vacunación contra el Covid-19. Un Plan de Vacunación de la Comunidad de Madrid que tiene como objetivo prevenir la enfermedad y disminuir la gravedad y mortalidad de la misma, además de reducir el impacto de la pandemia sobre el sistema asistencial y socioeconómico.

En este escenario histórico, que ha marcado ya un antes y un después para el sistema sanitario, la Comunidad de Madrid tiene claro que éste debe compatibilizar la asistencia Covid y no Covid. Lo ha demostrado en estos meses. De hecho, mantiene su liderazgo en ámbitos como los trasplantes o las terapias avanzadas. Además, de seguir a la vanguardia en su apuesta por la tecnología diagnóstica y terapéutica más avanzada.

En esta línea, la Comunidad continúa trabajando para seguir a la cabeza en unidades de referencia nacional. Sigue apoyando a centenares de grupos de investigación que capitanean la investigación en nuestro país. Sigue siendo una de las comunidades que con mayor celeridad atiende a sus pacientes. Y sigue liderando las medidas más innovadoras en humanización, atención a la fragilidad, la soledad o la cronicidad.

Es por eso que, aprendiendo de lo ocurrido, trabajamos en muchas líneas de actuación que van a conformar los pilares de la asistencia de los próximos años. En ese marco se incluye el nuevo Plan de Listas de Espera, el Plan de Digitalización que será, con total seguridad, el motor de cambio de nuestro sistema, o el Plan de Atención Primaria, que muestra nuestro compromiso con este nivel asistencial. Además de la próxima Ley de farmacia, el nuevo Plan de Salud Mental, o los Planes de consolidación y reconocimiento de nuestros profesionales. Y, por supuesto, el impulso a la Red Oncológica madrileña; y a la inteligencia artificial, la telemedicina o la Historia Clínica Electrónica y la Tarjeta Sanitaria Virtual.

Éstos son algunos ejemplos del firme compromiso de esta Consejería por una sanidad pública comprometida con el paciente y la calidad de su asistencia. Una Sanidad que quiere hacer de la ciencia, la innovación y el reconocimiento a sus profesionales, los pilares de un sistema más fuerte para hacer frente a los retos que vendrán en el futuro.