Controlar la pandemia
Enrique Ordieres Presidente de Cinfa | jueves, 21 de febrero de 2019 h |

Acabamos de cerrar un año 2018 con leves crecimientos en el mercado farmacéutico. Y esto es una buena noticia para todos, dado el importante valor que aporta la industria farmacéutica a la sociedad: inversiones en nuestro país tanto en I+D+i como en activos fijos, así como creación de empleo de calidad y estable. Pero lo más importante es el poder ofrecer a los pacientes medicamentos de calidad, seguros y eficaces para sus patologías. Es un reto que, entre todos, consigamos que se perciba este valor aportado.

En estos años los avances han sido grandes: nuevos tratamientos para patologías que no los tenían, cronificación de enfermedades que en otros tiempos tenían mal pronóstico… Todo ello, intentando, a su vez, que el sistema sea sostenible, gracias a la aportación de los medicamentos genéricos y biosimilares.

Para 2019 desde Europa se nos impone un paso más en la exigencia y control de nuestros medicamentos: la serialización y las garantías antifalsificación serán obligatorias para todos los laboratorios farmacéuticos a partir del ya cercano mes de febrero. Medidas que tienen un importante coste y esfuerzo para adecuar las cadenas de producción de la industria y que, por otro lado, suponen un incremento en la complejidad de la logística del medicamento, con una importante repercusión también para la distribución farmacéutica, así como para la farmacia comunitaria y hospitalaria.

Debemos tener en cuenta también que estos costes, que son por unidad de medicamento, tienen especial relevancia en los medicamentos “baratos” como es el caso de los genéricos, cuyo precio medio por unidad es cercano a los tres euros. En este caso, el coste de la serialización y de los dispositivos antifalsificación, que obligan a la modificación de todos los estuches y líneas de fabricación, son relevantes.

Todos queremos contar cada vez con más mejoras en todos los aspectos: calidad de las materias primas, procesos de fabricación con los más altos estándares de calidad y seguridad, instalaciones adecuadas a las nuevas exigencias, garantías de suministro continuado a los pacientes… Pero hay que tener en cuenta que todo esto se está demandado en un momento de tendencia decreciente en los precios de los medicamentos fuera de patente, así como también una fuerte competencia de medicamentos provenientes de otros países.

Por tanto, si queremos asumir todos estos avances y exigencias, es necesario garantizar el equilibrio y la previsibilidad adecuadas para poder afrontar todos estos retos sin que se comprometa la rentabilidad de nuestras compañías, fuertemente inversoras y creadoras de riqueza.

En nuestro país vivimos un momento de cambios. En este último año han ocupado el cargo como responsables en el Ministerio de Sanidad diferentes profesionales y, además, entramos en un 2019 con elecciones y posibles alternativas de gobierno. Sería deseable que se viera la sanidad como un recurso imprescindible para los ciudadanos y que se impulsaran políticas de consenso a largo plazo, coordinadas entre las diferentes autonomías.

Con esa deseada visión a largo plazo, en el grupo Cinfa venimos haciendo un gran esfuerzo inversor, a lo largo de los 50 años que cumplimos en este 2019. Como consecuencia, estamos en un gran momento, con la diversificación necesaria, avanzando en procesos de internacionalización y con una sólida posición financiera para afrontar los retos del futuro. Esto nos permitirá cumplir todas las exigencias necesarias para ofrecer medicamentos con las máximas garantías de calidad y conseguir que nuestra marca, Cinfa, siga siendo un referente tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes.

Y celebramos este aniversario con el orgullo de ser el primer laboratorio tanto en unidades de medicamentos dispensadas como en valores en el mercado farmacéutico total español a través de oficina de farmacia (datos IQVIA).

Una situación que hemos alcanzado con mucho esfuerzo, con la flexibilidad necesaria para adaptarnos a los cambios del entorno -muy significativos en el mercado tan regulado en el que trabajamos- y con el apoyo de las 2.000 personas con que contamos en nuestro Grupo. Un equipo muy bien preparado, con fuertes valores e implicados con la estrategia a largo plazo.

Con todo, comienza para nosotros un año de ilusión, que nos permitirá reforzar las bases establecidas hace 50 años y, desde estos cimientos, abordar los próximos 50 también con éxito para Cinfa y para todos los que confían en este proyecto.


“En estos años los avances han sido grandes: nuevos tratamientos, cronificación de enfermedades con mal pronóstico… Todo ello intentando, a su vez, que el sistema sea sostenible”