Diseñar el presente pensando en el futuro

Por Patricia Gómez Picard, consejera de Salud y Consumo de las Illes Balears

35

Por Patricia Gómez Picard, consejera de Salud y Consumo de las Illes Balears

La pandemia de la COVID-19 ha puesto a prueba el sistema sanitario de todos los países del mundo. Como consejera de salud de las Islas Baleares, puedo decir que el sistema de salud del archipiélago ha respondido de manera extraordinaria ante las necesidades y dificultades.

La reacción ante cada nueva situación que se planteaba era rápida y ágil, cada decisión siempre ha estado basada en la evidencia científica disponible.

El Gobierno de las Islas Baleares se preocupa por la salud de sus ciudadanos y ciudadanas desde la responsabilidad, la eficiencia, la eficacia y la equidad, principios esenciales para gestionar la administración pública.

Por eso, hemos aumentado nuestro presupuesto y dispondremos de 1.933 millones de euros, un 12% más que en 2020. Consideramos que este presupuesto permitirá al sistema seguir velando por la salud de los ciudadanos de las Islas Baleares en una situación extremadamente compleja.

Aun así, no se puede obviar que la fortaleza de nuestro Sistema Nacional de Salud se ha visto comprometida durante la pandemia. Por eso, ha sido fundamental el compromiso y las alianzas entre el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas. Síntoma de ese acuerdo es el contacto estrecho con todas las administraciones insulares, municipales además de los colegios profesionales, sociedades científicas, sanidad privada, industria farmacéutica y tejido empresarial a través de sus patronales, todo un reto relacional.

Manel del Castillo, director gerente del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona y vicepresidente de la Societat Catalana de Gestió Sanitària, explicó en su análisis: Diez propuestas de mejora para el Sistema Nacional de Salud, que la situación actual ha alineado a los diferentes actores alrededor de un mismo propósito colectivo: reforzar el sistema sanitario público.

“Necesitamos un gran pacto. Deberíamos ser valientes para deconstruir el sistema sanitario y construirlo de otro modo; Tenemos que valorar la salud como una inversión y debemos ser ejemplares en la transparencia de nuestra gestión”

Las propuestas que él refiere son: el empoderamiento y autocuidado del paciente y el ciudadano; evaluación exhaustiva de las tecnologías y desinversión; flexibilización de la gestión y cambios legislativos; buen gobierno y buena gestión; transparencia; integración sociosanitaria y trabajo multidisciplinar; evaluación del desempeño e incentivos por resultados; desarrollo de las nuevas tecnologías de la información en salud; pacto de estado sobre la salud y servicios sociales y despolitización; potenciar la atención domiciliaria multidisciplinar; mejora de la financiación sociosanitaria e interoperabilidad entre los sistemas de información sanitarios.

Estoy de acuerdo con él en que se necesitan grandes pactos. Creo que es esencial no desviarnos de lo importante. Ahora mismo necesitamos recuperar la confianza de los ciudadanos en la política de la misma manera que los directivos o los medios de comunicación. Necesitamos un gran pacto. Deberíamos ser valientes para deconstruir el sistema sanitario y construirlo de otro modo.

En esta reflexión quiero resaltar la importancia de la innovación, la solvencia y sostenibilidad del sistema sanitario. Tenemos que valorar la salud como una inversión y debemos ser ejemplares en la transparencia de nuestra gestión, para recuperar la confianza que ha podido ser denostada durante la pandemia.

La sociedad española debe aspirar a un sistema sanitario público, gratuito, de excelencia, sostenible y, sobre todo, al servicio de las personas. Por eso es necesario un gran pacto entre el Ministerio de Sanidad, las Comunidades Autónomas, la industria y los profesionales.

Reconstruir, consolidar y coordinar los servicios públicos es la mejor garantía para asegurar respuestas solventes a los retos que nos vienen de ahora en adelante.

Estamos viviendo una emergencia sanitaria sin precedentes en nuestro país. El rediseño es imprescindible. La situación actual no puede llevarnos a ‘hacer lo de siempre’. Siendo optimista siempre digo que de las crisis nacen las grandes oportunidades, y así tenemos que asumirlo. Diseñar el presente pensando en el futuro.

Para finalizar, aprovecho esta tribuna que me brinda el ‘Anuario de la sanidad y el medicamento 2021’ para dar las gracias a todas las personas responsables y comprometidas, que día a día, hacen que la Consejería de Salud y Consumo pueda realizar su trabajo con profesionalidad, rigor y honestidad. Nunca olvidaré el gran valor social y la entrega que han realizado los profesionales de la salud en esta pandemia.